‘Soy Luna’, de la televisión a YouTube y de vuelta a la tele

Disney Channel España estrena un magacín sobre la serie para adolescentes conducido por su 'youtuber' oficial

Vídeo: Tailer del programa 'Soy Luna Express'

Este viernes a las 16.00 arranca Soy Luna Express, un magacín de Disney Channel presentado por Lu de Luna, la youtuber que, con su voz aguda, sus aspavientos y con devoción de fanática, comentaba desde su ventanita de Internet —el videoblog oficial— las canciones sobre patines, los besos y todas las aventuras de Luna, Simón, Mateo y el resto de protagonistas de la serie para adolescentes Soy Luna.

Así es la televisión de hoy: ha aprendido a expandirse a las pantallas de una tableta, un ordenador o un teléfono móvil. Lo tiene claro Ezequiel Seguí, coordinador de producciones locales de Disney España e ideólogo de este programa: “Tenemos que estar donde los niños están”. Y pocos de ellos tienen ya la paciencia de sentarse en el sofá delante de la tele u organizar sus tardes según los horarios de emisión, y además no les basta con eso. Quieren más. No sólo conectarse a una web y poder ver el capítulo en el momento en que más les apetezca, pausarlo y reanudar a placer; desean poder sumergirse ellos de alguna forma en el mundo de la serie, demandan conocer aspectos personales de los actores que dan vida a sus personajes favoritos.

Partiendo del programa televisivo convencional, Disney produce contenido relacionado para su app, para el portal web, YouTube, Facebook o Instagram. Desde consejos sobre cómo personalizar tus zapatillas o patines, o cómo hacerte una pulsera como la que luce Luna en la serie, hasta cómo peinarte o maquillarte. “Cada canal tiene su narrativa y no vale con reciclar pedazos de capítulos”, añade. A principios de junio pusieron en marcha la iniciativa Play Luna, animando a los niños a que subiesen vídeos patinando, bailando o cantando. Como parte del reclamo, pedían a los jóvenes que involucraran a su padre, madre o hermanos, que convirtieran aquello en una actividad familiar más. Recibieron más de 3.000 a pesar de que, como recalca Seguí, tenían que adjuntar autorizaciones firmadas de sus progenitores. El objetivo era que se divirtieran, no consistía en ser el mejor ni el más gracioso y, por ello, no se habilitó ningún sistema de puntuación y los ganadores han salido de un sorteo ante notario. Esta semana, los agraciados han tenido la fortuna de viajar a Buenos Aires con sus familias para ver la grabación de un capítulo de Soy Luna y convivir con los actores y el equipo.

Soy Luna Express, que se emitirá cada viernes hasta que termine la temporada, en torno a Navidad, rescatará algunos de esos 3.000 clips de vídeo recibidos y ofrecerá tutoriales, entrevistas y comentarios de los fans sobre la serie. Todo ello con una estética colorista y salpicada de efectos que remiten directamente a Snapchat, al universo diario de sus telespectadores. Con idéntico mimo diseñaron el perfil de la bloguera Lu de Luna, a la que da vida la actriz Lucía Caraballo, escogida entre más de una decena de candidatas. La principal inspiración fue, según confiesan, la youtuber mexicana Yuya, con más de 16 millones de seguidores, todo un récord entre hispanohablantes. Lu comparte con ella, sin duda, su efusividad y su optimismo.

El siguiente paso, el último hasta cerrar el círculo, será intentar que Lu de Luna dé el salto a la ficción y pueda interpretar el papel de bloguera dentro de la serie y en interacción con los protagonistas. ¿Aconsejaría Lu a Luna que se quedara con Simón o con Mateo? Lo veremos, tal vez, en próximas temporadas.

Lu de Luna se llama Lucía Caraballo

Delante de la cámara hace girar con desparpajo unas cintas, pose de Simone Biles incluida, y aguanta sin torcer la cara toma tras toma, repetición tras repetición. Tiene 17 años y esa es la primera sorpresa. La piel de niña, la de su personaje, le sienta demasiado bien. Ella corrobora que Lucía y Lu se parecen tanto que ha tenido que llevar al extremo su personaje para distinguirlas. “Lu tiene una máxima: todo es guay, y sonríe siempre”, dice enseñando el gesto con el que Lucía se convierte en Lu.

—¿Qué te gustaría que hiciera Lu de Luna si apareciera en la serie?

—Que fuera amiga de Luna y de Simón; que le enseñaran a patinar y le dejaran cantar en alguna actuación.

Derrocha energía. En su corta trayectoria ha aparecido en series nacionales como Acacias 38, Águila Roja o Víctor Ros, ha trabajado con Javier Giner en el corto El amor me queda grande o con María Ripoll en el filme No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas. Fue en ese aprendizaje donde, viendo cine clásico, comenzó a idolatrar a Marilyn Monroe.

Cursa segundo de bachillerato y, en unos meses, será de la promoción que se enfrente a las primeras reválidas desde 1970 (“¡Qué miedo!”, suspira). Con un entusiasmo perseverante dice que quiere que la admitan en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático). Tiene claro dónde se ve en el futuro: sobre unas tablas, delante de una cámara. Lo que le importa menos es dónde la veamos los espectadores, en el cine, la tele o YouTube. Todas le resultan igual de naturales. Como actuar.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS