Series

‘Supergirl’ echa a volar con una sonrisa

Melissa Benoist interpreta a la prima de Supermán en la serie que estrena en España Antena 3

Tráiler de 'Supergirl'.

No es un pájaro. No es un avión. Tampoco es Superman. ¡Es Supergirl! La nueva serie de televisión (Antena 3, jueves, 22.40) inspirada en el personaje de cómics que crearon Otto Binder y Al Plastino en 1959 para DC Cómics cuenta las tribulaciones de la joven Kara Danvers, una friki sin ningún gracejo y con gafas que además es el último mono en su trabajo . Pero cuando el peligro amenaza es la misma que se transforma en Supergirl, también conocida como Kara Zor-El, la prima de Clark Kent, el Superman de toda la vida. “Es una serie que se toma el género con humor aunque también sabe ponerse seria”, describe a EL PAÍS su protagonista, Melissa Benoist. “Y yo soy la chavala de al lado, lo que pasa es que tengo todos esos increíbles poderes. ¡Tengo la capacidad de salvar el mundo en mis manos! Pero luego, en el día a día, soy una más, soportando a mi jefa y mala, muy mala, en todo lo que son relaciones. Ya sea con los chicos o con la familia”, añade.

Más información

Al hablar tiene el mismo toque liviano que su personaje, protagonista de una serie que continua el renovado interés de la televisión por el mundo de los superhéroes (en la línea de Arrow o The Flash) pero que se toma sus tramas con un toque de comedia. “El mundo ya es suficientemente retorcido como es. Preferimos dar a nuestras historias un tono más ligero”, elabora incluyendo en su plural al productor de la serie, Greg Berlanti. Benoist comparte el optimismo y la energía de Supergirl aunque, siendo honesta, no sabía mucho de ella. Los cómics no fueron nunca lo suyo, mucho más fan de otras sagas como La guerra de las galaxias. “Y ahora estoy trabajando con Calista”, dice sin ocultar la alegría de compartir pantalla con la protagonista de Ally McBeal, Calista Flockhart, y esposa del verdadero Han Solo, Harrison Ford.

Benoist también tiene la energía de su personaje. O casi. Comenzando diariamente el rodaje a las 5.30 de la mañana en los estudios Warner Bross de Burbank (California, EE UU), las cuatro de la tarde son sagradas, su hora de la siesta. “Pero le estoy muy agradecida a Glee no solo por la oportunidad que me dio sino por el entrenamiento, una serie en la que metíamos todas las horas del mundo con unas jornadas muy pesadas de trabajo que agotaban a cualquiera”, recuerda de sus días bailando en la serie de Ryan Murphy que la puso en el mapa de Hollywood. Ahora en lugar de cantar y bailar, vuela y pelea contra malvados del universo, lo que ha añadido clases de boxeo, pesas y otras disciplinas a su preparación física.

El feminismo por los aires

"Todos podemos ser héroes", recuerda Benoist ilusionada. Un todos que no diferencia géneros aunque Hollywood haga oído sordos a esta cantinela igualitaria. No así en la televisión donde cada día son más las series con una mujer protagonista en un campo como el de los superhéroes, dominado por los hombres. Agente Carter o Jessica Jones son los ejemplos más recientes. Y ahora, Supergirl. "La televisión está preparada para una mujer superhéroe", confesó a la prensa durante su lanzamiento Nina Tassler, presidenta de la cadena CBS que avala esta serie. El público no lo tiene igual de claro. Tras un arranque glorioso anunciado a bombo y platillo que le consiguió cerca de 13 millones de espectadores en Estados Unidos, Supergirl se pasó la primera temporada perdiendo fuerza como si oliera la Kriptonita. ¿El único momento en el que recuperó a la audiencia? El episodio crossover con la serie The Flash, otro superhéroe de la DC pero en este caso masculino, como los de toda la vida.

Una Supergirl para el nuevo milenio que después de darle muchas vueltas al título se mantuvo no solo porque es icónico sino porque los guionistas le encontraron una justificación en la trama a eso de llamar “niña” a una joven de 27 años. El personaje también modernizó su vestuario contando con la tres veces ganadora del Oscar, Colleen Atwood, para rediseñar el icónico traje. Los colores azul y rojos propios de Superman o, en este caso, de Supergirl se mantuvieron lo mismo que la capa, pero la diseñadora de vestuario le dio un toque algo más urbano a la indumentaria. “La transformación fue inmediata y también liberadora. De la misma forma que para Kara es una liberación poder usar sus superpoderes, yo nunca me sentí tan libre, tan a gusto, en la piel de un personaje con el que coincida tanto”, se explaya la actriz. Parecidos que aumentan aún más desde la contratación de Blake Jenner, actor que conoció en Glee y con el que contrajo matrimonio, como uno de los pretendientes de Kara. “Yo también soy de las que quiero hacerlo todo, la chavala en la que nadie se fijaba y que solía verse sola en el colegio. Y mi mayor poder es la perseverancia. Nunca me doy por vencida. Lo mismo que Kara”, remata.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50