Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pegados a la tele

El televisor sigue siendo la pantalla preferida de los españoles, aunque los dispositivos móviles ganan presencia a la hora de ver vídeos online

Televisión a la carta, televisión online, vídeo bajo demanda, televisión en diferido, ordenadores, smartphones, tabletas… Cada vez hay más opciones para ver la televisión. El espectador puede ver sus programas favoritos cuando y donde quiera sin necesidad de plegarse a la programación de las cadenas ni de tener que hacerlo, obligatoriamente, delante del televisor. Sin embargo, la televisión lineal, la que responde a una parrilla y se consume normalmente sentado en el sofá, sigue siendo la pantalla favorita de los españoles. Según los datos del Estudio General de Medios, el porcentaje de españoles que ve la televisión ha variado muy poco en los últimos años, sufriendo un ligero descenso desde 1997 (90,7%) hasta 2016 (88,2%).

Según un estudio de Barlovento Comunicación a partir de datos de Kantar Media, en 2015 los españoles vieron una media de 234 minutos de televisión al día, lo que significa un descenso de 5 minutos respecto al año anterior y 12 minutos menos que el año en que se alcanzó el récord de consumo televisivo medio: 246 minutos al día en 2012. A pesar de la ligera caída, se trata de cifras muy superiores a las que se obtenían antes del año 2000, cuando la oferta de canales de televisión era menor (todavía no existían Cuatro, La Sexta ni todas las de la TDT). La fragmentación de la audiencia ahora es mayor, y que un programa logre superar los cuatro millones de espectadores se considera todo un éxito, frente a las cifras en las que se movían las cadenas anteriormente. Sin embargo, el consumo televisivo total se ha visto beneficiado por esa mayor oferta en el contenido. Los últimos seis años han sido los de más consumo televisivo de los españoles desde que Kantar Media (la antigua Sofres) se encarga de medir las audiencias.

Si se atiende a su perfil, los telespectadores españoles son mayoritariamente mujeres (51,2%) y de edad avanzada: el 23% tiene más de 65 años; el 37,6% tiene más de 55 y solo el 11,9% tiene menos de 24 años. Estos datos son un reflejo de ese cambio en los hábitos de consumo televisivo que se viene produciendo en los últimos años y que está llevando a las nuevas generaciones a ver sus programas favoritos en otros dispositivos o mediante otros sistemas que no son la televisión convencional.

Por otra parte, la televisión conectada (la que se ve a través de Internet) ha aumentado considerablemente en los últimos años. Según el Estudio Anual de Televisión Conectada y Vídeo Online de IAB Spain (la asociación que representa al sector de la publicidad en medios digitales en España), cuatro de cada diez internautas admiten ver menos televisión tradicional desde que consume vídeo online, cifra que en la franja de edad situada entre los 16 y 44 años llega hasta el 47%. El tipo de contenidos más vistos en televisión tradicional y televisión conectada son similares: los favoritos son cine, series y deportes, aunque en la televisión tradicional destacan los informativos, mientras que en la televisión conectada cobran importancia YouTube y el contenido generado por youtubers. Un 74% de los espectadores de la televisión conectada recurre a ella para ver programas que no pudieron ver en la televisión lineal, y un 40% de los usuarios con smart tv solo ve en televisión tradicional los programas en directo.

El dispositivo preferido para consumir vídeo online todavía es el PC (85%), aunque los smartphones (41%) y las tabletas (32%) han duplicado su uso para ver vídeos en el último año. En cuanto al contenido que se consume en vídeo en Internet, YouTube se sitúa líder (47%), seguido por series extranjeras (35%), cine (33%), televisión a la carta (31%), videoclips (28%), YouTubers (26%), series nacionales (24%) y deporte (24%). Destaca el alto consumo de series extranjeras y cine entre los internautas de 16 a 29 años (51% y 43%, respectivamente).

En definitiva, el panorama televisivo está cambiando y haciéndose más amplio y variado. Frente a una televisión que obligaba a los espectadores a adaptarse a sus horarios y su contenido, ahora el espectador empieza a elegir cuándo y qué quiere ver. Aunque, como demuestran los datos, la cita delante de la televisión todavía demuestra tener mucho poder.

Más información