Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Daredevil’: fe, venganza y castigo

La segunda temporada de la serie incorpora nuevos compañeros de pelea: Elektra y Frank Castle

Daredevil y Frank Castle, en una imagen de la serie. Netflix

Tras el estreno de la primera temporada de Daredevil, Netflix anunció que sustituía a su creador, Steven S. DeKnight. Las alarmas saltaron. Ahora que por fin alguien había sabido trasladar a la pantalla el carácter del hombre sin miedo, ¿qué pasaría en la siguiente temporada? Nada. Sus sustitutos Marco Ramirez y Doug Petrie saben que sólo tenían que seguir sus pasos para hacerlo, al menos, “igual de bien”. El resultado se puede ver ya en Netflix en la segunda temporada de la serie.

“La clave del éxito de lo que Steven hizo fue crear un show crudo, oscuro, realista y centrado en los personajes. Y nosotros hemos mantenido todo eso”, explica Petrie, en cuyo currículum está Buffy cazavampiros. “La primera temporada parecía más una serie sanguinaria en los callejones de Nueva York, que lo que mi madre llamaría una serie de superhéroes. Nadie volaba”, dice Marco Ramirez. “Se arriesgaron y acertaron. Pensamos que iba a ser una serie de culto, y acabó convirtiéndose en un éxito general, así que cuando empezamos con la segunda temporada, nos dijeron: ¿queréis llenar de sangre las calles de Hell’s Kitchen, no? Pues aquí tenéis a Elektra y Frank Castle. Os los habéis ganado”.

Elektra, creada por Frank Miller, en 1981, es una heroína por derecho propio, pero también conocida como pareja de Daredevil en los cómics. Frank Castle, apodado Punisher (El Castigador), es uno los antihéroes favoritos. Ambos son de los personajes más violentos de los tebeos. Ni mucho menos tienen los conflictos morales sobre la labor de vigilante que sufre Daredevil. Y, por eso, son de los más queridos entre los fans.

‘Daredevil’: fe, venganza y castigo

“Estamos adaptando dos de las historias más sexys de Marvel. Es mucha presión”, dice Ramirez. Pero están convencidos de que, por ahora, lo han hecho bien a raíz de la respuesta de los fans cuando anunciaron el reparto. “La respuesta unánime y efusiva que recibimos cuando revelamos que Joe Bernthal (The Walking Dead) iba a ser Frank, no creo que se haya vivido mucho en este mundo de cómics”, reconoce Ramirez. “Me halaga y me asusta”, dice el actor. “Es una gran responsabilidad porque es un personaje muy querido, pero esta no es mi visión del personaje, es la de todos”.

El anuncio de la actriz franco-camboyana Elodie Yung, como Elektra no recibió la misma reacción porque ella es aún una desconocida entre el gran público, pero su cinturón negro de karate y el aspecto frágil cumple con las exigencias del personaje, interpretado sin éxito en el cine por Jennifer Garner. “Nosotros no queremos corregir nada”, aclara Doug Petrie. “Sólo queremos ser fieles al espíritu de Elektra. Sabemos cuál es su papel en la vida de Matt Murdock, y lo que nos preguntamos es si era una sociópata”, dice.

‘Daredevil’: fe, venganza y castigo

“Así la preparé yo”, confirma Yung, que en mayo estrena la película Dioses de Egipto. “Elektra es una macarra, es despectiva. Le gusta que la gente se confíe por su aspecto y luego dejarles inconscientes. Le gusta pelear”. Está en el extremo opuesto a Daredevil.

Al final de la primera temporada el vigilante de Hell’s Kitchen había conseguido encontrar cierta paz consigo mismo y su poder y función en la sociedad. Había determinado los límites de hasta dónde podía llegar para detener el crimen. “En la segunda, con la llegada de Frank Castle y Elektra, vuelve a cuestionarse todos los límites”, cuenta Charlie Cox, que vuelve a interpretar a Matt Murdoch de día, trabajando en el mismo despacho de abogados arruinado compartido con Foggy (Elden Henson); y Daredevil de noche, con un traje más impresionante.

“Aunque en la primera el tema principal era la fe de Matt, de alguna forma se abordaban los siete pecados capitales”, explica Ramirez, “en la segunda, mantiene el conflicto de fe, pero también se habla de venganza y castigo. De sexo, sangre y rock and roll”.

Violencia y velocidad por dos

“En la primera temporada, la historia fue muy lenta”, dice Charlie Cox. “No supimos el nombre del villano hasta el capítulo tres, no vimos su cara hasta el seis… Ese viaje fue muy lento y genial, pero esta vez es justo lo contrario: Frank Castle aparece enseguida”. Y que sus nuevos dos compañeros sean conocidos por su violencia, deja claro que la rudeza de las peleas por la que fue admirada la primera temporada no solo se mantiene sino que aumenta. “Parece que tenemos más dinero este año”, se ríe Cox, quien la noche anterior estaba pegándose con media docena de ninjas en un callejón de Brooklyn. “No sé si tenemos más presupuesto, pero hemos hecho cosas alucinantes. Parece un blockbuster”.

Más información