LLAMADA EN ESPERAOpinión
i

Renoir apesta

La producción de este pintor es totalmente prescindible, carece de chispa y de interés

Manifestantes del movimiento Renoir Sucks at Painting.
Manifestantes del movimiento Renoir Sucks at Painting.Instagram

A primeros de octubre, parecería, el movimiento se organizaba desde Instagram —que es el lugar donde muchas cosas comienzan ahora— y de allí pasaba a las mismísimas puertas del Museo de Bellas Artes de Boston, uno de los más famosos del mundo por su magnífica colección de impresionistas, entre ellos Renoir. Dicho movimiento, Renoir Sucks at Painting, traducido libremente como Renoir apesta como pintor, enfatizaba la idea del francés como un artista terrible que había que sacar urgentemente del museo, pues era absurdo que conviviera con otras obras maestras que allí se custodian. El pequeño grupo, que se manifestaba a las puertas de dicha institución, llevaba carteles donde se podían leer frases del tipo Dios odia a Renoir. Era urgente expulsarle de las salas. ¿Cómo puede la gente decir que es un buen pintor?, se comentaba. ¿Han mirado de verdad sus obras? Porque los árboles son bellos y lo que él pinta es absurdo. ¿Por qué le gusta al público? ¿Porque está en un museo?

¿Cómo puede la gente decir que es un buen pintor? ¿Han mirado de verdad sus obras? Porque los árboles son bellos y lo que él pinta es absurdo

Confieso que la noticia me hizo mucha gracia. Yo también creo que Renoir apesta, que salvo algunas obras muy aisladas, su producción no es solo totalmente prescindible, sino que está muy mal pintada y carece de chispa y de interés. Esas niñas de caras con coloretes, esas mujeres imposibles, esos paisajes reiterados… son un poco pesadilla y, aunque no sostengo un cartel pidiendo su expulsión de los museos respetables, cuando los visito intento no detenerme ni un minuto delante de sus lienzos —tal vez sea cierto que Dios odia a Renoir—.

Sin embargo, y más allá de la pura anécdota y de mis gustos personales, lo que parece interesante de la noticia es observar cómo la pequeña polémica ha tenido eco y algunas respuestas por parte de la crítica, que ha dicho, claro, que Renoir es un buen pintor, apelando justo a esas pocas obras que no apestan y que se han convertido en clásicas. Y lo que parece más interesante incluso es que alguien —parece que pariente de Renoir— ha entrado en la discusión hablando del precio que alcanzan las obras en el libre mercado como garantía.

'Un jardín en Montmartre'
'Un jardín en Montmartre'

Así que de pronto esta pequeña noticia, este juego casi igual que otros juegos en los cuales unos se ponen en contra y otros a favor y hasta acaban por salir a la calle y exigir a un museo que descuelgue unas obras que consideran horrendas, un insulto para el resto de “grandes maestros” que pueblan las salas, nos hace reflexionar sobre el motivo último por el cual algunas obras están en un museo y se venden a altos precios en el mercado y porque se venden a precios tan altos no se sacan de las salas del museo y los espectadores van a verlas porque están en el museo y alcanzan altos precios de ventas. Dicho de otro modo, nos da de bruces con la idea misma de la “calidad”, lo que está bien o mal hecho, quién lo decide y cómo se negocia también desde las instituciones. No se trata de un tema menor, muy al contrario, dado que dicha “calidad” se ha convertido a lo largo de la historia en un lugar para las exclusiones, en especial de las minorías y en particular de las mujeres artistas, borradas argumentando a veces su no excesiva “calidad”. ¿Vale la pena descolgar un caravaggio para colgar un artemisia gentileschi menor? Pero ¿menor cómo? ¿Como la mayor parte de la producción de Renoir? Aunque claro, Artemisia Gentileschi igual no alcanza las grandes cifras de los impresionistas en el mercado. En fin, que igual merecería la pena preguntarse qué hacen colgados en los museos algunos de los supuestos grandes pintores y quiénes siguen faltando.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50