Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta vez el antihéroe lleva herraduras

El actor Will Arnett pone voz al protagonista de la serie animada ‘BoJack Horseman’

BoJack Horseman
BoJack y Todd, los personajes a los que ponen voz Will Arnett y Aaron Paul en 'BoJack Horseman'.

El protagonista de BoJack Horseman es un caballo. Aunque ese corcel también es un actor resentido que nunca superó su éxito como estrella televisiva. Su exnovia es una gata rosa; su editor, un pingüino, y su rival, un perro. Pero, pese a los símiles antropomórficos, esta serie de animación de Netflix no es para niños. Will Arnett (Toronto, 1970), que produce y pone voz al caballo, se toma su personaje muy en serio: “La paradoja es que los animales protagonizan una comedia cruda sobre la condición humana y sobre una persona que no sabe avanzar”, cuenta el actor, entrevistado por EL PAÍS en Madrid.

“Que BoJack sea un caballo nos deja separarnos de la verdad y que la parodia no sea tan real”, defiende el actor con su característica voz grave. Todo lo dice de manera concisa y meditada. Pese al cómico aspecto de su personaje, Arnett lo ha estudiado a fondo. Para él es alguien tridimensional a quien comprende, una estrella de sitcom venida a menos en las bambalinas de un Hollywood terrorífico. “Parodiamos lo absurdo de este mundo interesado en las bajezas de los famosos”, dice. La búsqueda vital de este actor alcohólico es, en el fondo, realmente trágica. “Es lo más dramático que he hecho. Raphael [Bob-Waksberg, creador de la serie] y yo salimos de la grabación hechos polvo”, añade.

Aunque su rostro no se vea en esta ficción, Arnett es una de las personalidades que Netflix eligió para su puesta de largo en España. No hay mejor defensor del canal. El actor describe la colaboración con un ejemplo: “Uno de los productores quiso quitar un chiste ofensivo que improvisé, y Ted [Sarandos, jefe de Contenido de la plataforma] lo prohibió: ‘Soy la cadena, soy quien censura, no vosotros’. Esa libertad es por la queremos trabajar aquí”. Es la que atrae también a un reparto con voces como las de Aaron Paul (Breaking Bad) o Alison Brie (Community, Mad Men) e invitados como Paul McCartney y Daniel Radcliffe. “No es por dinero, lo garantizo”, bromea el protagonista.

Arnett es un viejo conocido de Netflix. Estaba allí cuando en 2013 comenzó a lanzar contenido propio. Fue Sarandos quien resucitó la comedia de culto Arrested Development con una cuarta temporada (curiosamente, no disponible en España) de estructura inédita: cada uno de los 15 episodios daba una perspectiva distinta de la misma situación. “Era un episodio largo. No hay nada igual”, defiende.

Cuando se reunió con sus viejos compañeros, Arnett estaba en un momento “terrible”, según describe ahora, a punto de divorciarse de la actriz Amy Poehler. “Fue difícil”, reconoce, “pero estar con gente que amo me salvó espiritualmente. Nos divertimos y se nota”. BoJack es igual de personal: “No busco oportunidades. Solo trabajar con quien quiero y que no me quite tiempo con mis hijos”.

La pregunta que todos le hacen ahora es si Arrested volverá: “Las negociaciones están muy avanzadas”, asegura con convencimiento pero sin entrar en detalles. Mientras, el actor cierra su tercer proyecto en la plataforma online. Flaked, que se estrena en 2016, es otra tragicomedia en la que se reúne con los guionistas de BoJack para narrar la maltrecha relación entre dos amigos. “Solo me interesan estos personajes rotos que tratan de ser quien no son. Así era Gob, y Devon de 30 Rock”, explica Arnett.

BoJack es una serie plagada de chistes, pero trágica, que no busca solo provocar para parecer adulta, y que evoluciona capítulo a capítulo. Algo insólito en la animación. “A mi personaje le cuesta explorar sus sentimientos y conectar. Hasta que no lo hace no logra sus mejores papeles”, argumenta Arnett. Uno de esos antihéroes que han engrandecido la televisión. La diferencia es que, esta vez, galopa.

Una laringe portentosa

Esta vez el antihéroe lleva herraduras

Aunque Will Arnett se ha hecho famoso por su vis cómica, es su imponente voz la que pagaba las facturas cuando solo conseguía papeles secundarios en películas pequeñas. En EE UU es la voz de los anuncios de General Motors y presenta numerosos tráileres. Incluso estuvo a punto de ser KITT en una nueva versión de El coche fantástico. Ahora es la voz de Batman en las películas de Lego.

Aun así, Arnett es consciente de que en España muchos seguirán BoJack doblada. “No quiero decir nada ofensivo sobre el hombre o mujer que lo haga, pero lleva tiempo y cuidado crear esta serie. Es un proceso, no solo entrar en la cabina y grabar 45 minutos. El personaje soy yo y el reparto es impresionante. ¡Vamos, España, cambiemos esto!”.

Más información