Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padilla, Abellán y El Fandi se reparten nueve orejas en la Cubierta de Leganés

El torero valenciano Alberto Gómez pasea cuatro trofeos en su encerrona solidaria en Utiel

Los diestros Juan José Padilla, Miguel Abellán y David Fandila El Fandi ofrecieron una entretenida tarde de toros en la localidad madrileña de Leganés, en la que se repartieron un total de nueve orejas.

Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Carlos Núñez, discretos de presentación y, salvo el noble segundo, en general de poco juego por su falta de raza.

Juan José Padilla: estocada ligeramente tendida (dos orejas); casi entera tendida (dos orejas). Miguel Abellán: estocada (dos orejas); pinchazo y estocada traserilla (ovación). El Fandi: estocada atravesada (dos orejas tras aviso); pinchazo hondo (oreja).

Apostó la empresa y el ayuntamiento de Leganés por dar una corrida de toros por sus fiestas de San Nicasio, y le salió bordado. El planteamiento no podía ser mejor, con una terna mediática y de mucho tirón, lo que se demostró en la taquilla, con los tres cuartos del aforo del coso de La Cubierta.

Gran ambiente en la plaza, que disfrutó con la entrega de Padilla, el buen toreo de Abellán y el pundonor del Fandi, que acabaron imponiéndose a una corrida de Carlos Núñéz a la que le faltó casta y fondo. Las nueve orejas concedidas, muy baratas la gran mayoría, hablan por sí solas de la entretenida tarde que vivió la localidad.

Padilla tuvo esforzarse para imponerse al manso y remiso primero, un animal que pronto marcó su querencia a tablas, y se defendió a base de arreones y echando la cara por las nubes. El jerezano protagonizó una labor dispuesta y muy comunicativa con el respetable, que, tras una estocada, le premió con las dos orejas.

De hinojos recibió Padilla al cuarto, al que quitó por bonitas y airosas navarras. Con los palos anduvo sobrado, y sentado en el estribo arrancó otra faena de muleta de notable entrega ante un toro topón y sin clase.

Abellán realizó lo más torero de la función, especialmente con su noble y manejable primero, al que no le sobraron las fuerzas, y al que supo afianzar en un inicio de mucho mimo por el derecho, para acabar cuajándolo muy bien con la mano izquierda. Aprovechó las veinte embestidas que tuvo el astado, y se recreó en la interpretación de un toreo reposado, cadencioso y de mucho gusto, de bellos y toreros embroques. El quinto fue el más deslucido del envío. Un toro incómodo que no regaló ni una sola embestida.

El Fandi no quiso quedarse a la zaga, y ya en su primero desplegó todas sus armas, con una larga cambiada en el recibo, enjundiosas verónicas, y vistoso y vibrante quite por lopecinas. Con las banderillas fue todo un espectáculo, a pesar de que el astado mostró su descastada condición. No le importó al granadino, que, a base de cambiar terrenos y apostar por la corta distancia, se impuso a la situación en una labor inteligente y entregada.

El tercio de banderillas en el sexto fue la apoteosis. Al toro, sin raza alguna pero muy noble, le costaba perseguir los engaños, pero el buen hacer y el oficio del torero hicieron que su labor tuviera argumento e interés.

Exitosa encerrona de Alberto Gómez

El matador de toros valenciano Alberto Gómez saldó con cuatro orejas la tarde en la que se encerró con seis toros en solitario en Utiel (Valencia) para recaudar fondos para la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer (ASPANION).

Con poco público, se lidiaron cuatro toros de Guadalmena y dos -segundo y cuarto- de Torrehandilla, bien presentados y de buen juego en líneas generales; destacó el cuarto por su nobleza, y fue premiado con la vuelta al ruedo.

El balance artístico de Alberto Gómez, que actuó en solitario, fue el siguiente: pinchazo y estocada (ovación); pinchazo y estocada (oreja tras aviso); estocada (dos orejas); media (oreja con petición de la segunda); dos pinchazos y estocada (ovación); y media, estocada y tres descabellos (ovación).

Aunque el público no respondió, Alberto Gómez tuvo una actuación seria, y demostró que está preparado para asumir mayores empresas. Se le vio suelto, con oficio, y aprovechó las notables condiciones de los toros corridos en tercer y cuarto lugares.