Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ve indicios de contrabando de bienes culturales en Jaime Botín

El banquero intentó sacar de España 'Cabeza de mujer joven', de Picasso

Cabeza de mujer joven' de Pablo Picasso.
Cabeza de mujer joven' de Pablo Picasso. afp

El juez de instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) considera que hay "suficientes indicios racionales" para investigar al banquero Jaime Botín, tío de la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, y máximo accionista de Bankinter, en relación con un delito de contrabando de bienes culturales tras haber intentado sacar de España el cuadro Cabeza de mujer joven,de Picasso —valorado en 26 millones de euros— para presuntamente subastarlo en Suiza. La obra estaba declarada como no exportable por las autoridades españolas.

Botín figura como "investigado" en unas diligencias previas abiertas por el juez después de que la Guardia Civil le entregase un atestado en el que relataba que el 31 de julio fue interceptado en la isla francesa de Córcega un yate supuestamente perteneciente a Botín, inscrito a nombre de una sociedad y de bandera británica, en cuyo interior estaba el cuadro, que está en custodia desde el pasado 11 de agosto en el Museo Reina Sofía, en Madrid.

Según fuentes judiciales, Botín es considerado como "investigado" porque una reciente reforma legislativa ha cambiado el término de imputado con el que se habría denominado anteriormente su situación. El instructor del caso previsiblemente dictará próximamente una providencia en la que le llamará a declarar en calidad de imputado para que pueda ir asistido de abogado.

Este caso arrancó en 2012 con la petición de la firma de subastas Christie’s Ibérica a la Secretaría de Estado de Cultura para poder exportar la obra a Londres. Entonces, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español denegó la autorización por "no existir una obra semejante en el territorio español".

En un comunicado hecho público el pasado día 5 de agosto por los abogados de Botín se señalaba que el cuadro fue "pintado en el extranjero, se compró en el extranjero y allí ha tenido siempre su domicilio permanente. Por tanto, el cuadro no ha podido ser exportado ni licita ni ilícitamente".