Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padilla se desvanece en Aranda, pero se descarta una dolencia grave

El torero se sintió indispuesto al finalizar una vuelta al ruedo y cayó desplomado en la arena

El diestro Juan José Padilla no sufre 'ninguna dolencia de gravedad', según los resultados de las pruebas a las que ha sido sometido en el hospital de los Santos Reyes de Aranda de Duero tras sufrir un desvanecimiento mientras toreaba en la localidad burgalesa.

Así lo ha confirmado su apoderado, Diego Robles, quien ha confesado también que han sido momentos ‘de mucha tensión’, ya que Padilla sufría ‘fuertes dolores en el lado izquierdo del pecho y problemas de asfixia’, síntomas que hicieron despertar las alarmas, y que provocaron su traslado de inmediato a un centro hospitalario.

Padilla, que había cortado las dos orejas al primer toro de la tarde en Aranda de Duero, se sintió indispuesto al finalizar la vuelta al ruedo y cayó desplomado a la arena del coso de la Ribera del Duero; fue trasladado de inmediato a la enfermería de la plaza, de donde lo derivaron rápidamente a un centro hospitalario.

De momento, los médicos han descartado que el torero jerezano sufra ninguna dolencia cardiaca, la presión arterial y la tensión ‘están dentro de los parámetros normales’, y el resultado del electrocardiograma que le han practicado ‘también es positivo’, ha añadido el apoderado.

Robles opina que la dolencia es ‘algo muscular’, y puede tener su origen en el percance que sufrió el pasado día 2 de septiembre en Palencia, cuando un toro de Antonio Bañuelos le propinó un fuerte golpe en el pecho, un incidente que volvió a sufrir, de manera prácticamente idéntica hace tres días en Moita (Portugal).

‘Esta mañana estaba un poco fastidiado ya, pero él ha querido torear, y, al final, tanto esfuerzo le ha pasado factura. Tenemos que esperar a los resultados de las últimas pruebas que le están haciendo, pero, de momento, podemos decir que todo ha sido un susto’, según Robles.