CRÍTICA | LAS SILLAS MUSICALES
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

A los que dudan

Tiene la feliz idea de colocar el arquetipo de la inmadura angélica a la deriva en un inestable contexto de comedia del patetismo

Isabelle Carré en 'Las sillas musicales'.
Isabelle Carré en 'Las sillas musicales'.

“Amo a la gente que duda / La gente que escucha demasiado / El batir de su corazón / Me gusta la gente que habla / Y que se contradice” cantaba Anne Sylvestre en su tema Les gents qui doutent, grabado en 1977. La canción es interpretada por la protagonista de Las sillas musicales frente a un grupo de alumnos que no muestra demasiado apego a la tradición de la chanson francesa. La canción de Anne Sylvestre era una declaración de principios, que la cineasta debutante Marie Belhomme parece compartir y que bien podría compartir también su actriz principal, Isabelle Carré, que, en Tímidos anónimos (2010), ya había encarnado ese arquetipo por el que parece sentir tanta afinidad cierto cine francés: la inmadura angélica a la deriva, en busca de esquivos asideros sentimentales.

Las sillas musicales

Dirección: Marie Belhomme.

Intérpretes: Isabelle Carré, Arnaud Duléry, Emmanuelle Hiron, Carmen Maura, Nina Meurisse, Laurent Quere, Philippe Rebot.

Género: comedia. Francia, 2015.

Duración: 83 minutos.

Las sillas musicales tiene la feliz idea de colocar ese arquetipo en un inestable contexto de comedia del patetismo: aquí hay, por ejemplo, una residencia de ancianos, comandado por una deliciosa Carmen Maura, que responde al nombre de “Porca Miseria” y un repertorio de disfraces –de Darth Vader a un osito de peluche, pasando por una banana– que conspiran contra la idealización de la pobre Perrine, animadora de fiestas enamorada de un tipo en coma.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS