Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clarkson replicará el formato de ‘Top Gear’ en la plataforma Amazon

El ex presentador del exitoso programa del motor, despedido de la BBC por agredir a un productor, se lleva consigo a su antiguo equipo

Clarkson replicará el formato de ‘Top Gear’ en la plataforma Amazon

“Me siento como si hubiera bajado de un biplano para subirme en una nave espacial”, ha declarado Jeremy Clarkson, el defenestrado presentador del programa automovilístico Top Gear, al anunciar su fichaje por la plataforma Amazon para crear una emisión muy similar a la que encabezó a lo largo de más de una década con el sello de la BBC. El periodista más controvertido y a la vez popular de la televisión británica declara de este modo la guerra a la corporación pública, que hace cuatro meses le despidió por agredir a un productor física y verbalmente.

Clarkson intentará competir, desde la todavía modesta plataforma digital de películas y series Amazon Prime, con un gigante de la talla de la BBC donde Top Gear viene reinando como el programa de motor más exitoso –en término de audiencia- de todo el planeta, con una audiencia global estimada en 350 millones de personas. El ente público, dueño de la franquicia, ha reclutado además para la nueva temporada del programa al periodista y DJ Chris Evans, figura estrella de su programación radiofónica y conocido en el Reino Unido por su pasión por el mundo automovilístico.

Pero el poder de arrastre que ejerce Jeremy Clarkson entre las audiencias es un factor que inquieta a los responsables de la BBC. La antigua estrella de la casa se lleva consigo al equipo que convirtió Top Gear en una lucrativa propuesta (150 millones de libras en ventas globales), principalmente los copresentadores James May y Richard Hammond, y el productor ejecutivo del programa Andy Wilman, creador del famoso formato en 2002.

El comentario de Clarkson confrontando la era de los biplanos con la de las naves espaciales intenta dibujar la oferta de la BBC como cosa del pasado, frente a las nuevas plataformas de Internet que, al estilo de Netflix o de su ahora empleador Amazon Prime, serían “el futuro” de una programación cada día más ajena a la clásica pequeña pantalla.

Jeremy Clarkson aduce que a sus 54 años solo ese tipo de plataformas alienta su “libertad creativa”. A saber, los exabruptos políticamente incorrectos que eran habituales durante las emisiones de Top Gear en la BBC y que a lo largo de las sucesivas temporadas provocaron un alud de quejas de los usuarios (por su corte xenófobo, machista, nacionalista inglés…), al tiempo que la audiencia seguía subiendo como la espuma.

El pasado marzo, Clarkson cargó contra un productor de la BBC porque no había conseguido que el hotel de Yorkshire en el que se alojaba el equipo le sirviera un filete caliente a altas horas. La reacción de la BBC, suspendiéndole de inmediato y rescindiendo al poco su contrato, obedeció en gran medida a la presión de quiénes consideraban al personaje impropio de encabezar un programa de la radiotelevisión pública. La irrupción inmediata de la plataforma Bring Back Clarkson (Devolvednos a Clarkson) en los foros de Internet confirmó que el despido definitivo iba a dañar los intereses de la corporación.

Clarkson acaba de regresar a la palestra, con un proyecto que estrenará el próximo año pero del que no se han desvelado detalles (ni siquiera de si se tratará o no de una emisión semanal). La BBC intentará contrarrestar ese anuncio con la inminente confirmación de los copresentadores que a partir de la nueva temporada llevarán las riendas de Top Gear junto a Chris Evans. Una ex modelo, Jodie Kidd, y el piloto de Fórmula 1 Jenson Button son los dos principales nombres que se baraja.