Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tú a Gipuzkoa y yo a Málaga

Canal Sur y ETB preparan un ‘reality’ al más puro estilo de ‘Ocho apellidos vascos’

Un grupo de andaluces y otro de vascos cambiarán durante dos semanas de comunidad

Reality de Ocho apellidos vascos
Una de las participantes en el 'casting' de 'Tú al norte y yo al sur'.

¿Puede un vasco aprender a bailar sevillanas en dos semanas? ¿Y un andaluz a navegar en una trainera? Ese es el reto. Las cadenas autonómicas Canal Sur y ETB se suman a la fiebre por la taquillera Ocho apellidos vascos y preparan un reality al más puro estilo de la película de Emilio Martínez Lázaro. En Tú al norte y yo al sur, ocho andaluces y ocho vascos harán un trayecto inverso para vivir, durante 15 días, en la otra comunidad. Los concursantes deberán conseguir integrarse en sus localidades de acogida para convertirse en el vasco más andaluz y viceversa. Las cadenas están inmersas en el casting del que es su plato fuerte para la próxima temporada.

Ignacio Ampurdanés no tiene reparos en bailar el aurresku. Incluso se atreve con el euskera. “Ahí va la ostia, Patxi”, dice entre risas. Este sevillano de 22 años es uno del casi medio millar de aspirantes que han pasado a la última fase del proceso de selección. “Buscamos personas que se sientan 100% andaluces o vascos, formados, extrovertidos, limpios de realities... Y que no hayan estado en la otra comunidad”, dice Isabel Cabrera, delegada en Andalucía del Grupo Secuoya (Al rincón de pensar), que coproduce el programa con Pausoka (Vaya semanita). “Soy andaluz al 100%, me gusta la feria, la Semana Santa y la juerga”, se define Julián Ruiz nada más subirse al escenario.

De las chirigotas al marmitako

Si no quieren ser eliminados, los concursantes de Tú al norte y yo al sur deberán demostrar cada semana su capacidad de adaptación a la cultura, a la gastronomía y a la geografía de su localidad de acogida. Así, los ocho concursantes andaluces deberán adentrarse en la cocina vasca con el marmitako, demostrar sus dotes con el euskera y ser capaces de subir al monte Gorbea.

Por su parte, el equipo vasco deberá demostrar sus conocimientos sobre la gastronomía andaluza, cantar en una chirigota o saber si para venenciar es más importante el pulso o la sensibilidad.

Durante dos semanas, los concursantes del sur vivirán en Getaria (Gipuzkoa), un pequeño municipio que mira al Cantábrico. Los vascos viajarán hasta la localidad malagueña de Ardales, de apenas 2.500 habitantes. "Buscábamos pueblos típicos de cada comunidad, con gente abierta y dispuesta a participar y, en el caso de Andalucía, que tuviera buena comunicación con el resto de provincias", explica la responsable de Grupo Secuoya. "La película es el germen del formato, pero este va más allá, podríamos definirlo incluso como un experimento sociológico. Los concursantes deberán convivir con los lugareños, aprender sus costumbres y demostrar su capacidad para adaptarse a una cultura totalmente diferente”, explica Cabrera. La grabación se realizará durante todo el mes de agosto. “El humor es la base del formato, aprender a reírnos de nosotros mismos. Incluso ellos podrán ver cómo les va a sus compañeros”, añade. 

Presentado por la periodista Reyes Prados, una sevillana afincada en el País Vasco y presentadora de Euskadi directo, el programa cuenta con dos actores que harán de anfitriones. Con los andaluces estará Natalia Roig (Con el culo al aire) y con los vascos Gorka Aguinagalde (Allí abajo). Ambos serán los encargados de explicar a los concursantes cada uno de los rincones y costumbres de su nueva ciudad. “Quiero vivir la experiencia y conocer una cultura de la que sé muy poco. También acabar con los tópicos”, aseguró este viernes Carmen González en el casting en Sevilla, escenario de otro éxito que ahonda en la relación entre vascos y andaluces: la serie Allí abajo.

Con 10 entregas de una duración de unos 80 minutos, Tú al norte y yo al sur podrá verse este otoño. En cada programa, los concursantes se enfrentarán a dos pruebas, una de ellas de recompensa. Esta será juzgada por un especialista en la materia; la otra, por tres vecinos de la localidad (denominado consejo de sabios). “Son pruebas muy divertidas, pero también algunas bastante duras. Van a sufrir. Además, los vecinos harán de las suyas”, añade el coordinador de programas de Canal Sur, Eloy Botello. “Supongo que tendremos que cortar leña, ordeñar vacas...”, aventura González, quien reconoce que al País Vasco se llevaría "jamoncito para desayunar". “No tengo ni idea, pero no tengo miedo”, dice Ampurdanés. Cada semana serán estos vecinos los que decidan quién ha sido el mejor, quién debe ser expulsado... Y será este atípico jurado, con el consenso de los lugareños, el que decida quién gana el concurso y es nombrado hijo adoptivo.