Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ópera de Puccini en la corrida homenaje a Enrique Ponce en Nimes

Cortó cuatro orejas y salió a hombros por la Puerta de los Cónsules

El diestro Enrique Ponce cortó cuatro orejas en el festejo matinal de Nimes, con el que se le homenajeaba al cumplirse 25 años de alternativa, y abrió la cotizada Puerta de los Cónsules, en una mañana en la que el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza paseó dos apéndices. Con un lleno aparente en los tendidos, se lidiaron dos toros para rejoneo de Fermín Bohórquez, en primer y cuarto lugar, a menos el primero, y noble y soso el otro; y cinco en lidia ordinaria de Alcurrucén, Victoriano del Río Domingo Hernández y dos de Juan Pedro Domecq, el último de regalo, de variado comportamiento.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, dos orejas y silencio; Enrique Ponce, vuelta al ruedo, ovación, silencio, dos orejas y dos orejas en el de regalo. Salió a hombros por la Puerta de los Cónsules.

Ponce tuvo que esperar al último de sus cuatro toros para expresarse y triunfar. Un noble toro de Juan Pedro fue el adversario ideal, y un tenor acompañó a la faena cantando el aria Nessum Dorma de la ópera Turandot, de Puccini.

Entre la elegancia de Ponce, la nobleza del toro de Juan Pedro y la belleza del canto, la emoción se apoderó de los tendidos y la estocada caída no impidió la concesión de los trofeos. Estimando probablemente que estos dos trofeos sabían a poco, Ponce regaló el sobrero de Juan Pedro, que no tuvo ni la clase ni la movilidad del anterior. El valenciano suplió estas carencias con su sabiduría habitual y esta vez la música interpretó El himno al amor y cayeron otras dos orejas.

Los tres primeros toros de Ponce en este mano a mano desequilibrado (dos toros para el rejoneador y cuatro para el matador) fueron un toro violento de Alcurrucén, otro de Victoriano del Río exigente, y uno de Domingo Hernández, también brusco y áspero. Frente a todos Ponce mostró su sabiduría y su buen momento.

Hermoso de Mendoza estuvo por encima de las condiciones de su primero de Bohórquez, un toro que fue a menos y se paró al final, y al que cuajó una faena vistosa y técnica, premiada con las dos orejas tras un rejonazo certero. El cuarto fue un toro noble y algo soso frente al cual el jinete se mostró fácil. Pinchó siete veces y perdió el premio.

Triunfo y percance de César Valencia

El diestro venezolano César Valencia fue el triunfador del festejo matinal celebrado en la ciudad francesa de Vic Fezensac, en la que cortó una oreja de cada uno de sus toros, el segundo de los cuales le mandó a la enfermería tras una fuerte voltereta. Valencia destacó por su tesón y bisoñez, Paulita dejó detalles de buen gusto en sus dos faenas, y Savalli trazó las tandas más rotundas frente al quinto de una brava corrida de Valdellán, con un sexto toro premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Con más de tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Valdellán, de hechuras dispares y bravos en conjunto. Tercero y quinto fueron los mejores para los toreros, mientras que el último protagonizó un gran espectáculo en varas, tomando cuatro con bravura y poder desde el centro del ruedo. Acabó desbordando a César Valencia y le propinó una fea voltereta. El balance fue el siguiente: Luis Antonio Gaspar Paulita, palmas y palmas; Medhi Savalli, palmas y silencio, y César Valencia, oreja y oreja, que paseó la cuadrilla junto al mayoral de la ganadería.