Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La imaginación digital

El nuevo libro de Javier Aparicio valora la influencia creativa de internet

La imaginación digital

Que un prestigioso ensayo editado sólo en papel rezume links es cuando menos llamativo. Que, además, incluya una setentena de capturas de pantalla a todo color demuestra que los tiempos, por si alguien lo dudaba, están cambiando. Que, en fin, ese libro cierre una ambiciosa tetralogía sobre la creación contemporánea a manos de un crítico y catedrático como Javier Aparicio Maydeu, director del Máster de Edición de la Universitat Pompeu Fabra, y que lo haga, más integrado que apocalíptico, reflexionando sobre las ventajas y desventajas que la aceleración de internet está provocando en los procesos creativos, especialmente el literario, añaden razones para que dicho libro aparezca en esta sección. Titulado La imaginación en la jaula. Razones y estrategias de la creación coartada y publicado por Cátedra como colofón a la serie El artista en sus laberintos, iniciada en 2008 con Lecturas de ficción contemporánea. De Kafka a Ishiguro, el nuevo título de Aparicio arranca con un ejercicio de intertextualidad que une a H. P. Lovecraft, David Lynch y la plataforma de redacción Storify, y concluye con un profético "click" tras realizarse preguntas como "¿se imaginan a Nabokov sustituyendo su prosa narrativa por la prisa narrativa, a Nabokov añadiéndole palabras a Pálido fuego para ganar más puntos en Write or Die? [...] ¿Por qué no?".

Más integrado que apocalíptico, reflexiona sobre las ventajas y desventajas que la aceleración de internet está provocando en los procesos creativos, especialmente el literario

En el interín, con el mismo humor pero con mayor enjundia, el ex agente de Balcells valora la idea de 'talento' en la era del remake y el prosumidor, deteniéndose en media docena de asuntos especialmente hipertextuales. Así, el primero de sus dieciséis capítulos analiza el boom de la autoedición, citando atinados artículos sobre plataformas digitales, estudiando la incorporación de las agencias literarias al fenómeno (de Rocautores a SB&ebooks) y mostrando la proliferación de recursos on line para alentar la escritura creativa (Writersservices, Written? Kitten!, 750 Words, Storybite, Fast Pencil y otros analizados por Tessa Wegert). Más polémico, el capítulo dedicado a la sustitución de los géneros literarios por géneros editoriales propone listas que van de la Alt Lit de un Tao Lin a la women's fiction, que incluye la landscape novel, la chick lit y la mom fiction de un Louis L'Amour (con enlaces a etiquetas de webs como las de Amazon, Planeta, Harper Collins o la romántica Taryn Fagerness Agency).

Tras detallar, sampleando a Harold Bloom, la aplicación del concepto 'ansiedad de la confluencia' a las novelas-tuit de The Guardian, la explosión de Wattpad o el concurso To Be Continued del Instituto Cervantes, Aparicio pasa por el Vermeer de Delft de Malcolm Morley, las variedades de fanfiction o el mush-up antes de ofrecer cuarenta páginas de manuscritos con las correcciones a mano de Martin Amis, Italo Calvino, Javier Marías, Truman Capote o Guillermo Cabrera Infante (sin links, sólo por ellas vale la pena comprar el libro). Un festín crítico, en suma, que merece ser leído, espigado y explorado navegando hasta su broche final: "Atentos a sus pantallas (y nunca mejor dicho)". Desde estos 'avisos', no podemos sino suscribir la advertencia.