CiU propone dar otra opción a ‘España opina’

El programa de Ernesto Sáenz de Buruaga no consiguió los cinco votos que necesitaba

El programa de debate político España opina, presentado por el periodista Ernesto Sáenz de Buruaga, debería haber comenzado hoy su emisión en La 1. Ese era el plan inicial, pero el consejo de administración de RTVE echó abajo el contrato al no conseguir al menos cinco votos a favor. Para intentar sacar adelante el proyecto, el consejero de CiU, Óscar Pierre, ha propuesto que, si los estatutos lo permiten, se debata de nuevo el programa y se repita la votación en la próxima reunión, prevista para el 26 de marzo.

Pero no todos los miembros del consejo están a favor de que España opina acuda a una segunda vuelta. Los consejeros propuestos por el PSOE e IU, Miguel Ángel Sacaluga y Teresa Aranguren, respectivamente, se muestran contrarios a que se repita la votación. Consideran que el consejo ya adoptó una decisión y que, al no haber “ninguna circunstancia sobrevenida”, pronunciarse otra vez sobre algo que ya se votó sería “irregular”.

Está prohibido que los programas informativos los realicen empresas ajenas

El programa España opina se debatió durante la reunión celebrada el mes pasado y se sometió a escrutinio. De los nueve consejeros, cuatro votaron a favor (tres del PP y el de CiU) y dos en contra (PSOE e IU). Otros tres representantes del PP se decantaron por la abstención. Sin embargo, la corporación alegó que estos habían solicitado “información adicional y la aclaración de ciertos puntos”. Los consejeros de la oposición afirman que, si alguien deseaba aclaraciones, debería haberlo expuesto durante el periodo de votación establecido.

España opina choca con otro problema. TVE aspiraba a que el programa fuese una producción mixta entre la cadena pública y la productora privada Pulso, una filial de Secuoya. Sin embargo, está expresamente prohibido que los programas informativos los realicen empresas ajenas. La ley de 2006 que regula RTVE establece que la corporación y sus sociedades prestadoras de servicio público “no podrán ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determine el Mandato-marco”. Tras esta ley, Globomedia se vio obligada a abandonar la producción de 59 segundos, un espacio de similares características a España opina, y dejarla en manos de la cadena estatal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50