Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Louis Jourdan, rostro clásico del cine

El actor de ‘Gigi’, ‘Carta de una desconocida’ y ‘Octopussy’ falleció el viernes a los 93 años

Louis Jourdan, junto con su mujer, Berthe Fredrique, en su casa de Beverly Hills. Ampliar foto
Louis Jourdan, junto con su mujer, Berthe Fredrique, en su casa de Beverly Hills. AP

Tenía uno de esos rostros que parecían cincelados: repleto de ángulos rectos, peinado de igual forma, el aspecto de Louis Jourdan lo mismo valía para encarnar a un galán como a un villano bondiano: su sonrisa socarrona también ayudó espléndidamente en su larga carrera. El viernes Jourdan falleció en su casa de Beverly Hills a los 93 años, según anunció su biógrafo oficial, Oliver Minne. Ha fallecido después de todos sus familiares: casado en 1946 con Berthe Frederique, su matrimonio duró hasta la muerte de ella el año pasado; su único hijo murió de una sobredosis de drogas a los 29 años en 1981, y uno de los dos hermanos de Jourdan, Pierre Jourdan, también actor y director teatral en Francia, falleció en 2007.

Louis Jourdan nació en Marsella en 1921 con el nombre de Louis Robert Gendre –Jourdan era el apellido de soltera de su madre-. Su padre era director de hoteles, y Jourdan estudió entre Francia, Reino Unido y Turquía. Pronto le atrajo la interpretación y empezó en la École Dramatique con René Simon como profesor. Y así empezó a rodar Le corsarie, dirigida por Marc Allégret, con quien ya había trabajado también como ayudante de operador de cámara en ‘Entrada de los artistas’. Sin embargo el inicio de la II Guerra Mundial dio al traste con la película y la carrera de Jourdan. Pierre y Louis se trasladaron a actuar en Roma en El corazón de una nación, pero hasta allí les alcanzó el conflicto bélico. Volvieron a casa, trabajó un tiempo en una cuadrilla y finalmente se reunió con sus padres y hermanos en la Francia de Vichy, donde filmó varias películas como actor y asistente de Allégret. Cuando su progenitor fue detenido por la Gestapo, primero, y se escapó, meses después, toda la familia se unió a la Resistencia, una época de la que Jourdan, humilde, nunca dio demasiadas explicaciones.

Finalizada la guerra, un cazatalentos de David O. Selznick le fichó y Jourdan viajó a Hollywood a actuar en El proceso Paradine, de Alfred Hitchcock. Fue una gran carta de presentación, y aunque en aquel rodaje Hitchcock y él discutieron mucho sobre su personaje, el de un criado principal sospechoso de asesinato, Jourdan fue uno de los amigos que dio un discurso en el funeral del cineasta británico en 1980. Por suerte para él, era un gran jugador de croquet, lo que le abrió muchas puertas de Hollywood, tenía clase y talento para la interpretación y su siguiente película fue una obra maestra: Carta de una desconocida, de Max Ophuls, en la que encarnó a un pianista que seduce y abandona al personaje de Joan Fontaine. En 1949 aumentó su filmografía con otra película en la que hizo uso de todo su encanto: Madame Bovary, en versión de Vincente Minnelli. Su carrera fue así avanzando a pesar de sus innumerables choques con Selznick, que le proponía películas que Jourdan directamente rehusaba.

La década de los cincuenta mostró sus mejores trabajos: compaginó Hollywood y Europa, debutó en Broadway –con la obra El inmoralista, donde coincidió con alguien que le robó los elogios en las críticas, James Dean- y empezó a actuar en la televisión estadounidense. De esos años son La mujer pirata, Tres historias de amor, Creemos en el amor, El diabólico señor Benton, La pequeña B. B. (con Brigitte Bardot), El cisne, Mujeres frente al amor, Can-can, y, sobre todo, Gigi, el musical de Minnelli que fue un impresionante éxito de taquilla en 1958, junto a Leslie Carron y Maurice Chevalier. Chevalier ya había cumplido 70 años cuando rodó Gigi; cuando Jourdan encarnó su personaje en el teatro, solo tenía 63 años.

Así, su personaje de tipo encantador, como en Hotel Internacional (1963) fue derivando hacia el de villano oscuro: llegó a encarnar al Conde Drácula en un telefilme en 1977, y apareció en La cosa del pantano (1982) y su secuela, ‘El retorno de la cosa del pantano’ (1989), en la que fue su penúltima película. Amigo de Albert R. Broccoli, el productor de la serie Bond, interpretó a uno de sus grandes villanos, Kamal Khan, en Octopussy (1983). Su última película, El año del cometa (1992), de Peter Yates, -en la que dio vida al villano de turno- no le dejó buen sabor de boca, y decidió retirarse.

En 2010 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor. Candidato a los Globos de Oro por Gigi, en recuerdo a Jourdan hay dos estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood.