Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No estoy más divertida. ¡Estoy más editada!”

A la presentadora de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?', embarazada, le apetece ampliar su abanico profesional

Luján Argüelles, presentadora de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'. Ampliar foto
Luján Argüelles, presentadora de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'.

Luján Argüelles (Asturias, 1977), que el próximo lunes cumplirá 38 años, presenta la cuarta edición del reality cómico ¿Quién quiere casarse con mi hijo? (Cuatro). El programa, que emite hoy su segunda entrega, logró sorprender con sus ruiditos y su montaje burlesco a 1.962.000 espectadores; hizo un buen 13,7% de cuota de pantalla. Argüelles, que está embarazada y dice que anda estos días en las nubes, responde al teléfono tan viva como sale en pantalla.

Pregunta. Algunos de los concursantes del programa son tan peculiares que resultan difíciles de creer. ¿Qué buscan en los castings del programa?

Respuesta. Originalidad. Que sean únicos, diferentes y generosos para que se muestren tal cual son. No nos interesa la gente que quiere esconderse tras una imagen.

P. El día del estreno una internauta resumió en Twitter la sensación de muchos espectadores: “Este programa me da vergüencita pero no puedo parar de verlo”.

R. La diferencia es que los concursantes dicen las cosas que todos pensamos pero no decimos, no tienen los mismos filtros. Me encanta, pero si yo estuviese en esa situación no podría hacer lo mismo. Para ellos solo hay una vida, que es finita, y no piensan en qué dirá el resto.

P. Los montadores y responsables de sonido, ¿qué porcentaje del éxito del programa cree que tienen?

R. Altísimo. Es una genialidad. Hay un momento en el que entra una pretendiente desfilando y claro que no se le había ocurrido a ella, pero se lo propusieron los realizadores y lo hizo. Luego tú, al verlo, piensas ¿pero esta a dónde va?

P. ¿Procura antes de grabar no conocer a los protagonistas?

R. Sí, intentamos que sus nervios al verme vestida de princesa y pintada como una puerta sean lo más reales posibles.

P. Algunos personajes parecen actores.

R. Nadie tiene guion. Son gente diferente y original, muy abierta. No conozco a ninguno que haya trabajado con Pedro Almodóvar o con Daniel Monzón.

P. ¿Ni siquiera la pretendiente que dijo “Me da mucha fobia la pobreza”?

R. Conozco a miles de personas, tengo una vida muy loca y conozco a gente que es así o peor. A lo mejor eso le pareció algo que la hacía única. Para mí es una barbaridad, pero es su manera de ver las cosas.

P. ¿Usted con qué programa empezó a sacar su vena payasa?

R. Yo creo que en Password. Ahora mucha gente me dice ‘Estás más divertida que nunca’. Y no, ¡lo que pasa es que estoy más editada que nunca! Van cogiendo mis caras más raras, mis expresiones más extremas. Recuerdo cuando en Un príncipe para Corina utilizaron en un programa aquella frase que solté de “puto pato”. Y al principio me quedé preocupada. Madre mía, qué pensará la gente, qué mal hablada. Pero al final es una chorrada y no va a más. Es el juego y tú eres un elemento más.

P. ¿Qué opina su madre?

R. Se parte, aunque nosotras no podríamos participar nunca porque discutiríamos todo el día.

P. Está embarazada. ¿Quiere cogerse un alto en su carrera?

R. No es que yo lo desee, pero es algo que me huelo que va a suceder. Un programa cuesta tanto dinero que no creo que nadie se quiera arriesgar a que me pongan en reposo o a cualquier otro problema que pueda surgir. Ojalá no ocurra aunque lo temo.

P. Y tras parir, ¿volverá pronto a trabajar?

R. Cuando compartes un tiempo con tu hijo tienes que estar feliz y darle lo mejor de ti misma. Dicho esto, me gustaría incorporarme de manera inmediata. Salgo de cuentas en julio y espero en septiembre estar ya trabajando.

P. Y después, ¿se ve haciendo la quinta edición de QQCCMH?

R. Por qué no. Empecé haciendo durante 12 años radio. Luego, estuve otros 12 haciendo directos. Ahora quiero abrir mi abanico y hacer otro corte de programas: testimonios, entretenimiento puro, entrevistas... Y escribir una novela.

Más información