Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ópera cómica para el Ecce Homo

La ‘restauración’ de un fresco de Cristo en una iglesia de Borja por una octogenaria inspira una obra musical en Denver

Carlos Toro, Cecilia Giménez, Barbara Duff, Marta Valls y Andrew Flack.
Carlos Toro, Cecilia Giménez, Barbara Duff, Marta Valls y Andrew Flack. EL PAÍS

Andrew Flack se considera un privilegiado por poder bajar por las lomas nevadas de las montañas de Vail, en Colorado. El snowboard es la pasión de este publicista retirado que vive en los suburbios de Denver. Y hasta ahí ha llegado el fenómeno del Ecce Homo, con la forma de una ópera cómica titulada Behold the man (He aquí el hombre). Es un proyecto aún en fase incipiente, muy modesto, pero que nace con la ambición de poder viajar a Borja (Zaragoza).

Hace un año que Flack visitó la localidad aragonesa desde el corazón de EE UU para conocer en primera persona la historia de Cecilia Giménez, la octogenaria que intentó restaurar un fresco de Cristo que había quedado en el olvido en el Santuario de la Misericordia y que estaba muy deteriorado por la humedad. La chapuza de esta vecina bienintencionada dio la vuelta al mundo en el verano de 2012, con España sumida en la crisis.

Cecilia, como si se hubiera tratado de una pintura colgada en la pared de su casa, entró en la iglesia y sin pedir permiso decidió volver a dar vida a la obra original que salió de la brocha de Elías García Martínez a comienzos del pasado siglo. "Es una historia fascinante, llena de misterio, de fe profunda", comenta el autor de la ópera. Es un proyecto que lidera junto al compositor Paul Fowler y en el que Amanda Berg Wilson hace de directora.

El Ecce Homo de Borja.
El Ecce Homo de Borja.

También lo ve como una "especie de milagro", porque como señala Andrew Flack, ahora Borja es un pueblo que está en el mapa y la localidad atrae a turistas de todo el mundo que quieren ver el trabajo incompleto de Cecilia. "Es un proyecto muy bello, con una historia muy interesante detrás", explica, "porque en realidad no le dejaron terminar lo que había empezado". El autor mantiene un contacto muy frecuente con la anciana.

Los creadores de este proyecto artístico ven a Cecilia como una heroína que luchó por imponerse a la voracidad de las redes sociales. En el primer acto, el fantasma de García Martínez se dirige a ella para decirle que siga con la restauración. "¿De verdad, quién puede decir qué es mejor o peor? ¿Qué es una bendición o una maldición? El milagro de un hombre es el desastre de otro. Y cuando crees, el resto viene solo". Dos veranos después, miles de personas peregrinan a su monasterio.

La directora de la obra explica que el objetivo de la ópera es jugar a la vez con el humor, "por lo horrible que parece la restauración", y la devoción que movió a Cecilia. El primer acto, comenta Amanda Berg Wilson, pretende mostrar la cara más tradicional de Borja. En el segundo, el objetivo es mostrar cómo la modernidad "invade" a un pueblo que estaba literalmente estancado en el tiempo y de golpe revive ese verano.

Lo cierto es que Flack llevaba años tratando de dar con una buena idea para realizar una ópera cómica y Cecilia se lo puso en bandeja. "Entonces se la consideró como una villana, por tratar de hacer algo para que el fresco no siguiera deteriorándose, cuando en realidad es que nadie se había preocupado por esa obra antes", explica. En su viaje a Borja, además, descubrió que la localidad cuenta con su propia academia artística.

El proyecto empezó con un presupuesto de 3.000 dólares (2.460 euros). El escenario que utilizan es una iglesia en Boulder, a media hora en coche del centro de Denver. "Echo de menos la energía de Manhattan", comenta, donde vivió 12 años hace tres décadas. Ahora están en proceso de finalizar el segundo acto. Ya tienen creado un portal en el que buscan donaciones para seguir adelante con el trabajo y poder llevar la producción a Borja.

Para completarla necesitarán unos 20.000 dólares (16.400 euros). La idea es poder estrenar la ópera en EE UU en 2016. Después, se traducirá para que pueda ser interpretada por españoles. "El alcalde de Borja nos dijo que hay muy buenos cantantes", explica, "fue algo inesperado pero mi idea inicial ya era hacerla en Borja, porque será una pieza más en todo este fenómeno misterioso que envuelve al Ecce Homo".