Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taurinos escenifican su unión y se rebelan contra la crisis del sector

Más de doscientos representantes se reúnen en Sevilla para analizar la situación de la fiesta

Las propuestas definitivas no se conocerán hasta dentro de unos días; hubo destacadas ausencias entre figuras actuales y empresarios de plazas de postín, y la reunión se celebró a puerta cerrada, pero el presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL), Carlos Núñez, se mostró exultante cuando tras tres horas de debate, recibió a los periodistas. ‘Este ha sido un éxito inesperado, que ha superado todas la expectativas’, afirmó; ‘estoy muy contento porque, sin duda, hoy estamos mejor que ayer, y este impulso servirá para coger carrerilla y celebrar nuevas reuniones’.

La alegría del representante de los ganaderos -convocantes del encuentro- estaba justificada porque, por vez primera en muchos años, conseguían reunir en una sala a 220 taurinos –toreros en activo, como Miguel Ángel Perera, Víctor Puerto y Salvador Cortés, y retirados, como Curro Romero, El Viti, Paco Ojeda, Espartaco y Rivera Ordóñez; ganaderos, como Adolfo y Victorino Martín, entre otros muchos; empresarios como Tomás Entero y Pepe Cutiño; apoderados, como Curro Vázquez; picadores, banderilleros, mozos de espada, etc- para analizar y reflexionar sobre la crítica situación de la fiesta de los toros y aportar soluciones.

De lo ocurrió en el salón de la sevillana Venta de Antequera poco trascendió, pero se sabe que solo pudieron hacer uso de la palabra -y por espacio de siete minutos- quienes así lo habían solicitado días antes a la UTCL y habían enviado el texto de su intervención. Al parecer, el debate fue intenso, pero primó el sentido de la unidad y el convencimiento de que la fiesta está necesitada de soluciones eficaces.

Ese fue, al menos, el mensaje que transmitió Carlos Núñez, quien resumió el objeto del encuentro de este modo: ‘Se trata de hacer un espectáculo más interesante para el aficionado, lo que obliga a rediseñar su estructura y la normativa que lo regula; debemos conseguir una fiesta más atractiva y asequible para el público, porque este, y no otro, es nuestro objetivo final’.

Explicó, asimismo, que las propuestas definitivas no se conocerán hasta dentro de unos días, ‘porque necesitamos prepararlas, equilibrarlas y que sean coherentes’, pero dejó claro que todas ellas giran en torno a los tres problemas que más preocupan a los taurinos: la vertebración del sector, su adaptación a la realidad actual y la necesidad de desarrollar una estrategia de comunicación que acerque la tauromaquia a quienes no la conocen.

Restó importancia, por otro lado, a las destacadas ausencias de los empresarios de las plazas de Madrid y Sevilla, y de figuras como El Juli, Enrique Ponce, Manzanares, Morante o Talavante -‘algunos se han justificado, pero tengo muy mala memoria’-, y prefirió destacar la nutrida presencia de taurinos -fueron mayoría los ganaderos-, que, quizá, por vez primera, aparcaban personalismos e intereses de grupo y ocupaban su tiempo en buscar alternativas a la grave situación actual.

Preguntado sobre el motivo que justificaba que la reunión fuera a puerta cerrada, el presidente de la UCTL sorteó la dificultad apelando al singular carácter de los taurinos. ‘Era fundamental un poquito de intimidad, -dijo Núñez-, que pudiéramos hablar con confianza y ampliar esas quejas en privado que mantenemos en los tentaderos o en los callejones de las plazas de toros’.

Insistió, por último, en que esta primera reunión no es más que el inicio de otras muchas tendentes a la actualización de la tauromaquia, aunque las fechas aún no están sobre la mesa.