Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El incidente’ nace entre misterios

Marta Etura encabeza el reparto de la nueva serie de intriga de Antena 3

Marta Etura, en una imagen del primer capítulo de 'El incidente'.
Marta Etura, en una imagen del primer capítulo de 'El incidente'.

Los prejuicios de Marta Etura la mantenían alejada de la televisión. Pero ese pensamiento lo ha dejado atrás para lanzarse de cabeza al nuevo proyecto de Atresmedia producido por Boomerang TV, El incidente. “Siempre he tirado hacia el cine y el teatro porque la televisión durante muchos años se ha cuidado muy poco”. Goyo Quintana, director general de la productora, le hizo cambiar de parecer. “Cuando me reuní con él le reconocí que tenía mucho miedo, porque aunque la esencia es la misma, actuar, es un formato diferente donde siempre falta tiempo. Pero me siento muy arropada por los compañeros, por el guion, que es maravilloso, y por el equipo técnico, que es excelente”.

Poco se sabe de la nueva ficción que se estrenará en Antena 3 a finales de año o principios de 2015, porque los responsables de la cadena y de la productora cuidan los detalles hasta el límite para que no se filtre nada que no deba saberse. El nuevo proyecto se adentrará en el género del misterio, incluso tendrá toques de “terror psicológico”, en palabras de Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia TV, y con un diseño de producción “muy complicado”. La trama transcurrirá en un pueblo perdido entre montañas donde la vida tranquila de sus habitantes se verá alterada por un extraño suceso. “Lo atmosférico está muy presente. Como en las novelas de Stephen King. La tormenta, la lluvia, el agua..., al final todo tiene un sentido. Le da un punto muy de género. No es lo mismo una escena con sol que con viento, lloviendo. Tiene una connotación inquietante”, explica Etura. “Sin duda es una serie diferente, para ver con una manta sobre las rodillas y unas palomitas”, remata Quintana.

Para narrar esa historia “diferente” que ya tiene escrito su final y que contará con 13 capítulos en la primera temporada —tendrá dos o tres, como mucho—, gran parte del equipo de El tiempo entre costuras se ha puesto a trabajar en cómo conseguir una propuesta narrativa acorde. “Fundamentalmente con la colocación de la cámara como si fuera un personaje”, explica Emilio Pina, productor ejecutivo. “Se convierte en un punto de vista más de la amenaza, del acecho, para reforzar la tensión y el misterio. Hemos utilizado maquinaria muy ligera que nos está facilitando planos imposibles”, desgrana Pina, que reconoce la complejidad de un proyecto que se graba a 1.400 metros de altura y en un 65% en exteriores, en la sierra madrileña de Cercedilla. El resultado, tras tres semanas de rodaje, son imágenes que poco tienen que envidiar al cine del que proviene Marta Etura y una factura “impecable”, según sus palabras.

Se graba a 1.400 metros de altura y en un 65% fuera de plató

“En el cine escasean los papeles femeninos interesantes. Una vez me dijo un productor que las protagonistas femeninas no funcionan. Es un pensamiento muy pobre. Lo importante es una buena historia y el talento. Da igual si viene de un hombre, una mujer, un niño o un anciano”, reivindica la actriz. En El incidente interpretará a una madre en una situación “compleja”. Allí estará rodeada de nombres tan conocidos como el de Bárbara Lennie (El niño), Miquel Fernández (La gran familia española) y Pepa Aniorte (Águila Roja). Aunque a su lado tendrán también varias caras desconocidas. “Las series no deben hacerse con nombres, sino con actores”, explica Quintana.

Sin embargo, para Marta Etura la televisión española tiene una asignatura pendiente: la “obsesión por llegar a todos los públicos”. “Te ponen a los ancianos, a los jovencitos... para que lo vea cuanta más gente mejor. Es un síntoma de inseguridad. Deberíamos centrarnos en contar una historia. Pero algo está cambiando en nuestra televisión. Se está cuidando todo más. Y es importante”, insiste. Por eso mismo la ganadora del Goya por Celda 211 ha apostado por El incidente. Para dar miedo. Pero del bueno.