Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran historia global de David Stevenson

El historiador encuentra un buen equilibrio entre el relato de los acontecimientos y la profundidad de análisis en '1914-1918, La historia de la primera guerra mundial'

La gran historia global de David Stevenson

El libro 1914-1918, la historia de la Primera Guerra Mundial, del historiador británico David Stevenson, es el más aconsejable si sólo se tiene la posibilidad de leer un único libro sobre la Gran Guerra, como la llaman en el mundo anglosajón. No es novela, es puro ensayo, y durante muchos pasajes es realmente arduo; pero el autor tiene una enorme capacidad y destreza para explicar situaciones y hechos complejos en una prosa atractiva. Stevenson, a pesar de sus más de 880 páginas, encuentra un buen equilibrio entre el relato de los acontecimientos y la profundidad de análisis que se merecen, lo que resulta en una obra que deja un buen pozo de sabiduría y la satisfacción de haber aprendido algo. En resumen, es un exhaustivo y erudito análisis político, estratégico y militar de la contienda.

Stevenson, profesor de Historia Internacional en la London School of Economics, hace una verdadera historia global del conflicto. Recorre todos los escenarios, desde las trincheras de Verdún y del Somme hasta los desiertos de Asia Menor y las lejanas colonias de África o las aguas del Atlántico. Pero aunque el libro describe las principales operaciones militares del conflicto, no son éstas el centro de interés, sino las decisiones de los principales dirigentes de las potencias de la época, con sus ambiciones y debilidades, así como las capacidades tecnológicas, industriales y económicas de los países beligerantes.

La obra arranca con una pregunta muy pertinente. ¿Por qué aún recordamos el 11 de noviembre de 1918, el Día del Armisticio? El autor ofrece muchas respuestas, pero una de las que más invitan a la reflexión es sorprendentemente simple: porque el cataclismo lo hizo el hombre, porque la muerte de 10 millones de soldados se debió a una política deliberada de los gobernantes. Es imposible no pensar cuántos conflictos en el mundo, posteriores a la Gran Guerra, muchos de los cuales aún subsisten o son amenazas latentes, se han producido o se producirán sólo por decisión política.

La huella de la I Guerra Mundial quedó grabada en muchas partes del mundo y, como el propio autor explicó, fue el precedente de conflictos posteriores como el de los Balcanes; Ruanda —creada a partir de territorio alemán cedido a Bélgica—; Líbano, ampliado por los franceses en 1920; Irlanda del Norte, establecida en 1921; Irak, forjado por los británicos a partir de tres provincias otomanas; la Declaración de Balfour sobre Palestina en 1917, etcétera. Más aún, en la Gran Guerra está el origen del ascenso de ideologías como el nazismo, el fascismo y el comunismo.

El libro de Stevenson es también uno de los pocos editados en el marco del primer centenario del conflicto que abarcan los cuatro años del enfrentamiento, la mayoría de los recientemente publicados en español se centra en el año 1914, en el origen y los primeros meses de la guerra. En esta última lista hay excelentes libros, como Los sonámbulos (Galaxia Gutenberg), de Christopher Clark, el más aplaudido por la crítica; 1914, el año de la catástrofe (Crítica), de Max Hastings, de lectura fácil y rítmica; o 1914, de la paz a la guerra (Turner), de Margaret MacMillan, más exhaustivo y denso.

 

1914-1918, la historia de la Primera Guerra Mundial. David Stevenson. Traducción de Juan Rabasseda Gascón. Debate. Barcelona, 2014. 896 páginas. 37,90 euros (electrónico: 14,99 euros)

Más información