Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS COLECCIONES DE EL PAÍS

Un domingo con Dan Brown

'El código Da Vinci’ abre la serie de novelas de EL PAÍS, por 3,95 euros

Conseguir un best seller como El código Da Vinci no es tarea fácil. Dan Brown había tenido un primer intento con Ángeles y demonios, pero fue un intento fallido, no contenía los elementos suficientes para que la obra se convirtiese en un fenómeno de masas. Hoy, El código...es una novela de la que se han vendido más de 80 millones de ejemplares y se ha traducido a 44 idiomas. ¿A qué se debe el interés de la obra? Básicamente, a la habilidad del autor a la hora de combinar ingredientes: el suspense detectivesco, el esoterismo, una teoría de conspiración relativa al Santo Grial y al papel de María Magdalena en el cristianismo.

El código Da Vinci utiliza el mismo personaje principal que Ángeles y demonios (2000), que no alcanzó el éxito editorial de ésta (otras dos novelas anteriores del mismo autor tampoco lograron mayor repercusión). ¿Es fácil escribir un best seller? No, pero está claro que quien consigue la fórmula acaba constatando cómo los millones de dólares aterrizan en su cuenta bancaria. El estadounidense Dan Brown (Exeter, 1964) cuenta que lo del código era un regalo de su padre, matemático, que lo hacía la noche de Navidad. De un papel a otro, así hasta lograr encontrar el lugar en el que se encontraba su regalo. Un periplo que practicó durante muchos años hasta conseguir trasladarlo a la escritura y cautivar a los lectores. En 2003 la obra salió a la venta en Estados Unidos y en las primeras semanas ya alcanzó la lista de los más vendidos. En España, los grandes grupos no apostaron por la obra, y fue la editorial Umbriel la que se hizo con los derechos y logró vender en la primera semana 135.000 ejemplares en los primeros 50 días y, cuando los lectores se engancharon por el boca a oreja la edición se realizó a una media de 2.400 ejemplares diarios. Cerca de tres años después, ya ha superado los 3,5 millones en castellano.

No debe de ser fácil conseguir un fenómeno de masas literario. Y como remedio contra el bloqueo de las musas, el autor de El código Da Vinci suele utilizar un método infalible: se ata los pies a una tabla que guarda en el gimnasio de su casa en New Hampshire (EE UU) y la gira hasta que está cabeza abajo. En otras ocasiones recurre a las botas de gravedad, un instrumento que promete aliviarle dolores de espalda y migrañas, y que también utilizan los militares estadounidenses. Brown mantiene que esta terapia de inversión le ayuda a relajarse y a concentrarse. Todo vale para conseguir un buen libro.

El resto de sus hábitos relacionados con la escritura son igualmente singulares. Empieza a trabajar a las cuatro de la mañana, coloca un reloj de arena en su escritorio y cada hora realiza una pausa para hacer flexiones, abdominales y estiramientos.

Dan Brown es el primero de los autores que EL PAÍS ofrece a sus lectores en esta colección. Le seguirán Stieg Larsson, Lorenzo Silva, Christian Jacq y Åsa Larsson. Autores de la literatura de suspense contemporánea, en una selección de sus mejores obras en edición de bolsillo; 15 novelas, más de 9.000 páginas de intriga y emoción para disfrutar de la misma forma que ya lo han hecho más de 200 millones de lectores en todo el mundo. Este domingo, El código Da Vinci, por 3,95 euros con EL PAÍS.