Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque de risa de 30 años

Paco Mir lleva al Teatro Caser Calderón una nueva adaptación de '¡Qué desastre de función!'

'¡Qué desastre de función! (por delante y por detrás'.
'¡Qué desastre de función! (por delante y por detrás'.

¡Qué desastre de función! (Por delante y por detrás) una de las comedias más míticas de todos los tiempos está de 30 cumpleaños y lo celebra con un nuevo montaje que se estrenó ayer en el Teatro Caser Calderón. La obra cuyo título original es Noises off fue escrita por Michael Frayn, autor que realiza de manera permanente cambios a su texto original. El primer montaje llegó a los escenarios de Londres en 1982, se ha traducido a 28 idiomas y se ha representado en más de 50 países… Se ha adaptado al cine dirigida por Peter Bogdanovich con Michael Caine, Christopher Reeve y Carol Burnett. La que ahora se representa en el Caser Calderón cuenta con las actuaciones de Anna Barrachina, Carmen Conesa, Vanesa Romero y Pepín Tre entre otros, después de que su presencia en las tablas españolas haya sido frecuente: tanto en Madrid (1984, 1997 y recientemente en 2012 en los Teatros del Canal) como en Barcelona (1985, 1996, 2002 y 2010).

Pero, ¿cuál es el secreto de esta desastrosa función que arranca en su primera parte con un vodevil ordinario? Uno que, para más señas, tiene como título: ¿Me enseñas la sardina? El actor, productor, director y excomponente de Paco Mir la vio por primera vez en su estreno en el teatro Alcázar, cuando “un público de personas mayores” no la entendió en absoluto. “Era 1986, demasiado pronto”, relata Mir, quien desde entonces se enamoró de la comedia y se ha hecho cargo de diversas adaptaciones. También de esta que nos ocupa. Él explica las claves de que la obra siga teniendo un éxito fulgurante:

“Hace gracia ver reflejado a un colectivo con personalidades muy reconocibles”, dice en primer lugar. Y el grupo al que se refiere es nada menos que el de los actores teatrales. Esta es una obra dentro de otra obra. En la segunda parte de ¡Qué desastre de función! (Por delante y por detrás) se van contando los problemas para que la obra salga adelante. Y ahí no acaba la cosa. Los espectadores ven después cómo la perspectiva cambia en el segundo acto, ya que el decorado gira para dejar ver a actores y actrices. Mientras la actuación prosigue como si no sucediese nada, ellos se pelean en silencio entre bambalinas.

El segundo ingrediente de la atracción por la obra, según Mir: “Está bien construida, con una buena carpintería teatral. Todo lo que plantea se resuelve, no deja ningún cabo suelto”.

Además, está la clave para que haya cruzado tantas fronteras, tantos idiomas durante tantos años: “Combina muchísimos sentidos del humor distintos. Por una parte, el vodevil casposo, la parodia del teatro malo… Y alta comedia con diálogos chispeantes frases rápidas y bien trabajadas. La puede ver desde un niño a un intelectual. Es una obra atemporal, en la que no aparecen ni los teléfonos móviles”.

Paco Mir se ha encontrado en las adaptaciones con “la dificultad de resolver los juegos de palabras para encontrar el símil en castellano y conseguir respetar el ritmo de las risas…”. Del actual montaje, dirigido por Alexander Herold, destaca la presencia de Pepín Tre, al que describe como “el mejor humorista de España” y de una Vanesa Romero que actúa en el papel de guapísima, “muy cómica, que hace una parodia de sí misma que no es habitual en alguien con su físico”.