Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL DE CINE DE MÁLAGA

José Corbacho: el señor productor

La empresa El Terrat debuta como productora de un filme con 'Somos gente honrada'.

José Corbacho, esta mañana en el certamen de Málaga
José Corbacho, esta mañana en el certamen de Málaga efe

Sin puro, sin chicas alrededor. Aún así José Corbacho es el señor productor. Y como tal se presenta en Málaga, donde hoy concursa Somos gente honrada, del debutante gallego Alejandro Marzoa. Junto a Vaca Films, El Terrat coproduce la película, ampliando el negocio: si ya hacían radio, televisión y teatro, ahora entran fuerte en el cine. "Es cierto que en las películas que yo he codirigido con Juan Cruz El Terrat ya participó, pero como asociados, no como la empresa motor del proyecto". Personalmente, a Corbacho el motiva una razón ulterior: "Soy un gran espectador de cine -una especie en extinción probablemente-. La mayoría de horas que he pasado como espectador ha sido no en el teatro o delante de una tele sino en el cine. Disfruto las películas de otros, me gusta su lenguaje. Y tras dos películas y una serie como director, yo quería seguir contando historias. Del cine me intriga y me gusta cómo se junta todo un equipo remando en la misma dirección. En El Terrat ha entrado gente de la ESCAC [la escuela de cine de Cataluña] que empujan por ahí. Y las historias y las películas salen de muchos sitios, de una chispa, de un guion que alguien te pase, no sé. Surgen, empiezas un camino, y acabas con suerte en un festival como este, estrenando una película. Soy productor por amor al cine".

El Terrat es, según el mismo Corbacho, básicamente una productora de televisión. "Pero el ADN es el mismo, es contar historias. Te metes en eso casi inconsciente. No tengo trayectoria de la que presumir como director, guionista o productor de cine. Sí como espectador, aunque esa es tan personal e intransferible... Y nos hemos metido en el peor momento de la historia del cine español, en mitad de la tormenta perfecta, porque nos gusta. Somo los iluminados [ironiza]. Yo intento hacer las cosas que me gustan, y en Somos gente honrada se junta con un director que me gusta, un guion que me gusta, un reparto que me gusta...".

Nos hemos metido en el peor momento de la historia del cine español, en mitad de la tormenta perfecta"

A pesar de esa distancia, de que de él no sea el guion (que firman el director, Marzoa, junto a Miguel Ángel Blanca, Juan Cruz y Jaume Ripoll), hay algo de Somos gente honrada que recuerda a Tapas -con la que ganaron el certamen de Málaga- y a Cobardes: las manos de Cruz y de Corbacho son alargadas. "Puede que porque me atraen las películas que defienden la premisa de que cualquier gente de la calle tiene una historia. Somos gente honrada va de eso, de que les pasa a dos cincuentones, amigos de toda la vida, con deudas y mucho tiempo en el paro cuando se encuentran diez quilos de cocaína. Sospecho que sí, que comparten cierto ADN". ¿Tienen más planes de futuro? "Como productor he disfrutado, aunque sospecho que porque aún no ha llegado el estreno. Quiero volver a dirigir, quiero volver a producir. Sí, supongo que ahora recibiremos un montón de guiones. Sin embargo, siempre usaré lo mismo, la honestidad, para guiarme. Eso sí, como productor te ahorras los madrugones de las seis de la mañana de los directores". Dice que su amigo y coguionista Juan Cruz le abraza a whatsapps para ver cómo ve el ambiente para volver a codirigir. "Yo le respondo que lo veo bien, que puede que ya me perdonen mi comentario en los Goya sobre el IVA". El cómico apuesta por relativizar mucho las cosas: "Si no funciona un trabajo, le doy la vuelta a la tortilla. Lo que me niego es a quedarme en casa amargado, frustrado. Pues si la taquilla está hundida, si el Gobierno está demoliendo la industria, si de repente no te apoya una tele, busco un plan B. Y eso lo está haciendo mucha gente joven, porque no es que me lleguen guiones, es que te llegan películas ya hechas".

Corbacho rechaza que El Terrat vaya económicamente bien: "Hay esa imagen de que en la tele nos va bien. No. TVE está como está, las diversas televisiones han acabado fusionadas en dos grupos. En El Terrat vamos bien cuando Andreu Buenafuente está con un programa. Cuando Andreu está preparando uno, o recién acabado otro, no... no vamos tan bien. Somos felices, porque de forma inconsciente y romántica hacemos lo que nos gusta. Ahora estamos encantados con Salvados, un programa necesario de televisión. Yo soy muy optimista. Siempre. Pero porque a lo que nosotros nos dedicamos no perdemos vidas. ¿Un programa no funciona? Se cierra. ¿Un cirujano cardiovascular falla? Muere una persona. Lo nuestro no es tan fundamental. Es importante, pero no fundamental. Y en esta línea no creo que Andreu, Jordi Évole o yo demos un volantazo en nuestras carreras. Hacemos lo que nos gusta, somos unos privilegiados".