Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramones y Bee Gees en la biblioteca

El debut de Ramones, el 'Twist' de Chubby Checker y 'Fiebre del sábado noche' pasan a engrosar los fondos de la Biblioteca del Congreso junto a otras 22 piezas del siglo XX

Ramones y Bee Gees en la biblioteca

Engrosar la colección de 155.357.302 objetos catalogados de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos equivale a pasar a la posteridad. Es una institución centenaria consagrada a mantener la memoria cultural. Una labor titánica aunque solo se tratase de seleccionar los documentos escritos fundamentales, pero va más allá: la sección dedicada al audio contiene, según su propia web, 3.420.599 elementos que van de viejos discos de pizarra a libros leídos.

Ayer jueves se anunciaba que se añadía a ese registro de audio 25 nuevas grabaciones. Las obras fueron seleccionadas para su conservación por: "su importancia cultural, artística e histórica para el legado sonoro de la nación", según el comunicado de prensa.

Listado de las obras que entran en la biblioteca del congreso en orden cronológico

  1. "After You’ve Gone," Marion Harris (1918)
  2. "Bacon, Beans and Limousines," Will Rogers (Oct. 18, 1931)
  3. "Begin the Beguine," Artie Shaw (1938)
  4. "You Are My Sunshine," Jimmie Davis (1940)
  5. D-Day Radio Broadcast, George Hicks (June 5-6, 1944)
  6. "Just Because," Frank Yankovic & His Yanks (1947)
  7. "South Pacific," Original Cast Album (1949)
  8. "Descargas: Cuban Jam Session in Miniature," Cachao Y Su Ritmo Caliente (1957)
  9. Tchaikovsky’s Piano Concerto No. 1, Van Cliburn (April 11, 1958)
  10. President's Message Relayed from Atlas Satellite, Dwight D. Eisenhower (Dec. 19, 1958)
  11. "A Program of Song," Leontyne Price (1959)
  12. "The Shape of Jazz to Come," Ornette Coleman (1959)
  13. "Crossing Chilly Jordan," The Blackwood Brothers (1960)
  14. "The Twist," Chubby Checker (1960)
  15. "Old Time Music at Clarence Ashley’s," Clarence Ashley, Doc Watson, et al. (1960-1962)
  16. "Hoodoo Man Blues," Junior Wells (1965)
  17. "Sounds of Silence," Simon and Garfunkel (1966)
  18. "Cheap Thrills," Big Brother and the Holding Company (1968)
  19. "The Dark Side of the Moon," Pink Floyd (1973)
  20. "Music Time in Africa," Leo Sarkisian, host (July 29, 1973)
  21. "Wild Tchoupitoulas," The Wild Tchoupitoulas (1976)
  22. "Ramones," The Ramones (1976)
  23. "Saturday Night Fever," The Bee Gees, et al (1977)
  24. "Einstein on the Beach," Philip Glass and Robert Wilson (1979)
  25. "The Audience with Betty Carter," Betty Carter (1980)

Cronologicamente las grabaciones van desde After you've gone, de 1918, un standard interpretado por Marion Harris, a The Audience with Betty Carter, el disco en directo en San Francisco de la cantante de Jazz registrado en 1980 Algunas son ciertamente documentos históricos: es el caso de la narración radiofónica que hizo el corresponsal George Hicks el Día D, el desembarco de Normandia, (5 de junio de 1944) y el mensaje  del presidente Eisenhower, enviado desde el satélite artificial Atlas, el 19 de diciembre de 1958, en plena carrera espacial. 

Dentro de lo estrictamente musical hay una pieza llena también de valor histórico y significación política: la ejecución del Concerto para piano Nº1 de Tchaikovsky con la que el pianista estadounidense Van Cliburn, que tenía 23 años  ganó el Concurso Internacional de piano en Moscú, en 1958, en plena Guerra Fría. En el listado figuran otras dos obras de música culta: una grabación de 1959 de la soprano Leontyne Price  y la ópera de Robert Wilson y Philip Glass, Einstein on the Beach, de 1980.

El jazz está representado también por Artie Shaw por The Shape of Jazz to Come de Ornette Coleman.  El blues tiene a Junior Wells. Hay bluegrass y hay también música de Nueva orleans. Esta úlltima aporta The Wild Tchoupitoulas (1976), disco homónimo de una banda fundada por un tío de los Neville Brothers (dos de ellos aparecen en este disco) que reivindica la herencia de los indians, las cofradías carnavaleras afroamericanas que desde hace más de un siglo encarnan una colorista versión de las tribus nativas estadounidenses y que ha popularizado en España la serie Treme.

Hay un musical de Broadway, South Pacific, de 1949, escrito por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein, e incluso música cubana (anterior al Castrismo, eso sí) gracias a Descargas: Cuban Jam Session in Miniature, de Cachao y Su Ritmo Caliente (1957). Hay canciones que ya son universales como la versión original de You are my sunshine, del cantante country Jimmie Davis, que después sería gobernador de Lousiana.

El pop aporta media docena de discos empezando por el The Twist de Chubby Checker (1960), Dark side of the moon (1973) de Pink Floyd; Cheap Thrills, de Big Brother and the Holding Company (1968), el grupo de Janis Joplin. Otro álbum que encuentra su sitio en este panteón es Sounds of Silence, publicado en 1966, de Simon & Garfunkel.

No cabía en su momento propuestas ética y estéticamente más distintas que la de los Bee Gees de Fiebre del sábado noche y las speedicas guitarras del debut homónimo de The Ramones, considerado el disco que dio comienzo al punk en 1976. Mientras Joey Ramone hablaba de esnifar pegamento, en 1977 los Bee Gees se convertían en un fenómeno mundial con sus falsetes y sus temas para bailotear en las discos que proliferaban en cada rincón del orbe. Es curioso ver como dos enemigos naturales, dos formas absolutamente opuestas de entender la música, entran de la mano en la historia.