Mil noches entre hormigas

‘El hormiguero’ celebra su programa número 1.000 con un programa especial

Ya hace siete años que el equipo del programa de radio No somos nadie que despertaba a los oyentes de M80 se mudó a la televisión. Aquellas “hormiguitas” a las que se dirigían fueron el germen de El hormiguero, el espacio de entretenimiento que alcanza su emisión número 1.000. Un equipo de 110 personas y más de 12 horas de trabajo diarias hacen posible un programa que, manteniendo su esencia, ha ido evolucionando en el tiempo, con cambio de cadena de Cuatro a Antena 3 incluido. “Ahora fallamos mejor. Procuras corregir las equivocaciones, pero los errores son muy listos y siempre hay nuevos”, explica por teléfono Pablo Motos (Requena, 1965), presentador y alma de El hormiguero. “Al principio era todo más a lo bestia y sin medida. Ahora procuramos alternar actualidad, cosas más emotivas, y lo bestia. Hemos perdido el miedo a hacer lo que nos da la gana”.

Para celebrar la emisión número 1.000 (“hoy en día es un milagro hacer 1.000 de cualquier cosa”, confiesa el presentador), el programa ha preparado una edición especial con imágenes inéditas y una selección de los mejores momentos del amplio listado de entrevistados que ha pasado por el espacio. ¿Cuál es el secreto para conseguir que pasen todos por su plató? “Cada invitado requiere una gestión diferente detrás. Por ejemplo, Fernando Alonso vino al programa tras seis meses de intentos, de estar cerca de él, de pedir ayuda a gente de su entorno… En cuanto a invitados internacionales, ahora mismo estamos gestionando ya entrevistas para dentro de tres meses”.

Ahora Motos puede presumir de haber quedado para este verano con Tom Cruise para volar o de ser amigo de Will Smith. “Con él vivimos un momento muy especial. Era muy al principio del programa. Nos habían advertido que, como con otros invitados de Hollywood, no podría hacer muchas cosas, como hablar con los muñecos. Pero vi que él estaba llevando el programa y me dejé llevar. Terminamos haciendo todo lo que estaba prohibido e incluso cantando ‘Torito bravo”, recuerda. Sin embargo, todavía tiene algunas espinitas en forma de invitados pendientes, como es el caso del entrenador del Real Madrid, José Mourinho. “Pero no desespero”, asegura Motos, quien confiesa que el mundo del fútbol en general es bastante reacio a exponerse a sus preguntas.

Entre los recuerdos de estos siete años de programa, los grandes fenómenos fan adolescentes tienen un hueco especial. “Con el grupo One direction se batieron todos los récords. Estaba toda la calle Alcalá cortada, había seis ambulancias… Fue un milagro que no pasara nada con tanta gente concentrada para verlos. La segunda visita de Justin Bieber, que se asomó a la calle Alcalá y cantó un poco, también fue un momento bárbaro”.

Otro de los elementos distintivos de El hormiguero son los experimentos científicos en donde, a pesar de que se extreman las precauciones (“tomamos siempre el doble de medidas de seguridad de lo que nos recomiendan”), es inevitable que ocurran accidentes. “Una vez, mezclamos sangre y agua oxigenada pura para generar la espumita que sale de las heridas, pero en cantidades enormes. La reacción que se produjo estuvo como media hora quemándonos a todo el equipo. Otro momento crítico lo vivimos en directo cuando casi nos ahogamos simulando el efecto de una avalancha de nieve. Pero es parte de lo que queremos, que todo en el programa sea real”. Pero el momento que recuerda como aquel en el que más miedo ha pasado fue otro. “Llegué casi a lo patético. Decidimos con Santiago Segura que iba a tirarme desde un cuarto piso para quedarme a un palmo del suelo. Pero cuando vi la altura real que era, me pasé todo ese fin de semana diciendo a mi mujer dónde estaban los papeles del banco y todo lo que necesitaba saber por si me mataba”.

En estos siete años, el programa ha cosechado un gran éxito de audiencia (es líder de su franja con 2.223.000 espectadores), reflejado también en forma de galardones, incluido el premio Rose d’Or 2009 al mejor programa de entretenimiento del mundo, un Ondas dos TP y una nominación a los Emmy internacionales. Pero, ¿qué tal lleva las críticas Pablo Motos? “Al principio me dolían, porque haces las cosas con la mejor voluntad y duele. Me recomendaron dejar de leer lo que se dice sobre el programa y eso es lo que he hecho desde entonces. ¿Qué voy a sacar de una crítica? No quiero sufrir por sufrir”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50