Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIO A LA EXCELENCIA LITERARIA

25 años de aciertos poéticos

La diversidad y la riqueza de la lírica española se reflejan en un cuarto de siglo de premios Loewe

Un acto en el Instituto Cervantes reúne a los galardonados

Enrique Loewe en el centro, rodeado de los poetas ganadores, anoche en el Instituto Cervantes de Madrid. Ampliar foto
Enrique Loewe en el centro, rodeado de los poetas ganadores, anoche en el Instituto Cervantes de Madrid.

{Da las buenas tardes al señor Eliot}

mi padre y aquel educado espantapájaros,

sentados en sus butacas de cuero, hablando en un

extraño idioma

en el 102 de Eaton Square. Londres 1947”.

Son los versos inaugurales del Premio Loewe de Poesía con el que Juan Luis Panero obtuvo por allá en 1988 este galardón gracias al libro Galería de fantasmas. Detrás de Panero, cada año, se ha distinguido a un poeta de tal manera que este premio es un mirador desde el cual se aprecia buena parte del paisaje poético del último cuarto de siglo en España.

Plural. Diverso. Heterogéneo.

Sin tendencias ni corrientes.

O sí, la corriente de que no hay corrientes ni escuelas dominantes, como dijera una vez José Manuel Caballero Bonald sobre la poesía española actual. El escritor y último premio Cervantes es, precisamente, uno de los jurados desde hace ocho o diez años de este premio para quien los ganadores constituyen “la nómina más significativa de la poesía española surgida en el último medio siglo”. En realidad, aclara el poeta, el premio Loewe “ha representado un estímulo inimitable para los jóvenes que iniciaban o consolidaban su obra. Ha supuesto una referencia ineludible en este sentido, a la que se suma su publicación en Visor”.

“Un dibujo en el agua es la memoria / y en sus ondas se expresa el cadáver del tiempo”.

Son los versos preferidos Felipe Benítez Reyes entre los de su libro ganador, Sombras particulares (1992). Una obviedad, dice, pero así como lo dicen sus palabras siguen de largo porque “tal vez la poesía consista en buena medida en marear obviedades mediante una formulación alejada lo más posible de la obviedad. En un poema, las palabras aspiran a activar una especie de mecanismo secreto”.

Muchas, muchas, de ellas lo han logrado desde hace 25 años al tomar forma en un libro de al menos 300 versos inéditos, requisito para aspirar a este premio. Poemas y poetas que han descubierto los jóvenes valores más auténticos de la poesía reciente, según Pablo García Baena, miembro del jurado. Nombres, afirma, que ya figuran con méritos propios en la lírica española.

“Si consiguiese al menos que las piezas / cuadrasen, pero no. Ya no confía: / el sol es siempre ajeno a la piedad”.

Son los versos elegidos por Jenaro Talens de su libro Viaje al fin del invierno (1997).

Otra muestra de la variedad de la poesía española que aquí no son versos sueltos. Son el resultado de “una ilusión importante, apasionada y la posibilidad de hacer bien las cosas”, en palabras de Enrique Loewe, presidente de la Fundación Loewe, que un día de 1988 creó junto a Luis Antonio de Villena este galardón. Un premio que, según De Villena, ha logrado el prestigio que tiene porque en el jurado hay dos aspectos esenciales: “Búsqueda de la excelencia y la pluralidad y la idea de que no prime ningún sector o corriente poética a la hora de premiar”. Y revela una clave: la selección de los libros enviados la hacen, sobre todo, poetas jóvenes.

“en la rutina humilde de tenerte / a mi lado”.

Son los versos que más le gustan a Juan Antonio González Iglesias de su Eros es más (2006).

Un prestigio literario debido, casi desde el comienzo, a “la ausencia de sectarismo estético en los libros premiados”, según Antonio Colinas, miembro del jurado. “Si uno repara en las obras de los 25 ganadores y en los premios concedidos a jóvenes, se verá que en ellos están representadas no solo todas las tendencias estéticas de estas últimas décadas con una gran (cuando no radical) libertad sino también otras que, por venir de América o por pertenecer al pasado, estaban adormecidas”. Todo eso le ha dado una proyección internacional, sobre todo en América, reforzada durante la etapa inicial en que contaron con jurados como Octavio Paz, Pere Gimferrer o Gonzalo Rojas.

“El mar nos cubrirá / pero han de ser las huellas de un hombre más feliz / en un país más libre”.

Son los versos de Luis García Montero de su poemario Habitaciones separadas (1993), que pertenecen a los versos finales del poema El insomnio de Jovellanos” No son los mejores del libro, asegura, “pero se ajustan bien” a su “estado actual de ánimo”.

Ahora, tras medio siglo en la firma familiar y veinticinco al frente de la Fundación Loewe, Enrique Loewe, experto en el mundo de la moda y de la cultura, se jubila y cede el testigo a su hija Sheila, que, cuenta, tiene la misma ilusión suya cuando empezó.

“Anoche soñé que hacía el amor con mi madre / mejor dicho / no conseguía hacer el amor con mi madre / porque siempre venía alguien a interrumpirme / con alguna tontería”.

Son los versos presentados por Cristina Peri Rossi del poema Anoche tuve un sueño de su libro Playstation (2008).

Para Sheila Loewe, el horizonte es esperanzador: “Con el altísimo nivel de poesía premiada y con el prestigio de su jurado es algo muy valioso que hay que cuidar de forma muy especial. Vamos a incorporar a Soledad Puértolas y a Clara Janés en el jurado y vamos a potenciar el Premio a la Creación Joven”. Ellas se suman a otros como Carlos Bousoño, Francisco Brines y Víctor García de la Concha.

Todos acompañaron a Enrique Loewe en un emotivo homenaje, anoche, en el Instituto Cervantes de Madrid, donde confesó que tenía algo de poeta frustrado y que “la poesía no es un lujo sino algo de primera necesidad”. Y los premiados leyeron poemas, entre ellos el último ganador: Juan Vicente Piqueras, cuyo libro Atenas se abre con el poema Gracias:

"¡Oh dioses, hondos dioses, altos dioses, / Seáis o no seáis, qué poco importa!

Para terminar diciendo: “Aprender a deciros / sencillamente gracias”.