Los Premios Ondas exaltan a los ‘grandes clásicos’

El Liceo acoge en Barcelona la entrega de los galardones, que este año han reconocido la experiencia de periodistas y programas como Luis del Olmo, Jordi Hurtado y ‘Hora 25’

Jordi Hurtado recoge su premio Ondas.
Jordi Hurtado recoge su premio Ondas.MASSIMILIANO MINOCRI

Es una de las citas obligadas en el otoño barcelonés. Y, como de costumbre, la entrega de los Premios Ondas volvió a llenar este jueves las butacas y el escenario del Liceo de Barcelona de lo más selecto de los mundos radiofónico, televisivo, del cine y la publicidad. Este año, en su edición número 59, los galardones exaltaron la larga trayectoria de grandes profesionales que han dejado su huella a ambos lados del Atlántico. Todo un homenaje a los referentes, en un momento en que el sector recorre aguas turbulentas, un factor que no dejó de ser mencionado por algunos de los premiados.

Sobre el escenario, varios de ellos hicieron mención a la traumática situación laboral vivida recientemente por cientos de periodistas españoles; tampoco faltaron las referencias expresas a los planes de reestructuración de personal en el seno del Grupo PRISA.

El periodista Luis del Olmo, la actriz Concha Velasco, el presentador Jordi Hurtado o el popular conductor de la televisión de Estados Unidos Don Francisco representan a esa generación de veteranos que este jueves consiguieron la preciada estatuilla que concede el Grupo PRISA (editor de EL PAÍS) a través de Ràdio Barcelona.

Gemma Nierga volvió a encargarse de presentar la gala en la que se entregaron 26 reconocimientos. Àngels Barceló, Pepa Bueno, José Antonio Ponseti, entre otros, ayudaron a Nierga a entregar los premios. La música la pusieron Pablo Alborán, India Martínez, Belinda y Eros Ramazzotti.

A las ocho de la tarde, Nierga apareció en el escenario. El decorado de este año estuvo compuesto por dos grandes paneles luminosos. El humor, transversal a toda la celebración, corrió a cargo del trío Ignorantes Ilustres, que alternaron sus presentaciones con la ingesta de gin tonics y chistes escatológicos. “Un cómico, si no bebe, no es gracioso”, se excusaron Javier Coronas, Javier Cansado y Pepe Colubi. Sus bromas subieron de tono y no dejaron a nadie incólume. Desde las infantas hasta Iñaki Gabilondo, todos fueron víctimas de sus comentarios.

Javier Gallego, director de Carne cruda, que se emitió hasta este verano en Radio 3, recibió el galardón al mejor programa de radio por “su capacidad transgresora”. Gallego lo agradeció a sus padres: “En lugar de biberón me dieron radio. De pequeño me gustaba narrar partidos imaginarios en los que ganaba mi equipo. En Carne cruda narrábamos los partidos de los que suelen perder, los que no están en las portadas, para que al menos tuvieran la oportunidad de perder dignamente. Pero llegó el árbitro comprado que cree que los medios públicos son suyos”.

Luis del Olmo —premio especial del jurado— y Germán Sánchez —mejor programa de radio por Documentos, de RNE— mencionaron los difíciles momentos que viven los medios. “Hay muchos compañeros que hace una semana han abandonado las redacciones y las emisoras y están en su casa, y otros les seguirán”, dijo Del Olmo con lágrimas en los ojos, después de que Gabilondo le entregara la estatuilla. No se le quebró la voz. “He estado en todas las emisoras de este país, excepto en la cadena SER, pero me ha dado nueve estatuillas”.

Barceló, acompañada de varios históricos de Hora 25, de la SER, recogió el premio por los 40 años en antena. “Seguimos haciendo periodismo con compromiso, gracias a los oyentes que ante la tentación televisiva nos sintonizan a las ocho en punto”. Javi Nieves se llevó el premio a la radio musical por cadena 100, mientras que el de innovación radiofónica fue para Tea FM, de la Universidad de Aragón.

“Longevo, lustroso, garboso, avezado...”, Jordi Hurtado, otro de los decanos que recibió premio, enumeró de forma enérgica, como acostumbra a expresarse en su concurso Saber y ganar, los calificativos con los que el jurado le reconoció como mejor presentador. “Más de 3.600 programas. Cada día nos ven un millón y medio de personas, y en La 2”, dijo, protagonizando una de los momentos más divertidos del acto. Su compañera de categoría, Anne Igartiburu, reivindicó los 15 años presentando el programa de información rosa de TVE y dedicó el premio a los empleados de la cadena pública.

Los galardones de televisión los completaron el concurso La voz (Telecinco) por su difusión de la música y el impulso a nuevos talentos; Downton Abbey (Antena 3) como mejor serie de ficción extranjera; Isabel (TVE), mejor serie española; Mariano Peña por su papel en Aída (Telecinco) y Concha Velasco, como ama de llaves de Gran Hotel (Antena 3) se llevaron el galardón a mejores actores. En un vídeo, Velasco excusó su ausencia por actuar anoche en el teatro de La Latina de Madrid. Alfonso Arús recogió el premio por Arucitys, espacio estrella de la televisión catalana 8TV, como mejor programa emitido por cadenas no nacionales y Jon Sistiaga se llevó el de mejor cobertura informativa.

El reconocimiento a la veteranía también cruzó el Atlántico. Don Francisco, alias del presentador Mario Kreutzberger, fue premiado por los 50 años de su programa, emitido en más de 40 países. Mientras que el colombiano Julio Sánchez Cristo, del programa La W, de W Radio, fue reconocido por sus 36 años de carrera.

Pese a que muchos de los galardonados hicieron uso de forma generosa de su tiempo de agradecimiento, la gala acabó a la hora prevista. 26 profesionales se marcharon a casa con un prestigioso caballo entre las manos, pese a que el italiano Eros Ramazzotti —premio Especial de la Música— se lo dejó olvidado en el escenario tras su actuación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción