Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer lidera por primera vez la lista de los gerifaltes del arte

'ArtReview' publica su lista anual con los cien nombres más poderosos de la industria

Carolyn Christov-Bakargiev ha organizado la más reciente Documenta

Visitantes de la Documenta 13 pasean alrededor de la obra 'Idee di Pietra', de Giuseppe Penone, en Kassel
Visitantes de la Documenta 13 pasean alrededor de la obra 'Idee di Pietra', de Giuseppe Penone, en Kassel

Ejercer una importante influencia en la producción artística internacional, crear dinero y actividad o estar constantemente en boca del personal pueden acarrear numerosas ventajas. Una cuyo efecto es intangible pero esencial en una sociedad contemporánea ávida de registros, catálogos y jerarquías, y que obstinadamente se repite cada mes de noviembre, es la de saberse en la lista de la élite de la industria del arte, los Power 100 de ArtReview. Aunque el ejemplar en papel saldrá a la venta el próximo mes, la relación ya está disponible en su página web. “El arte contemporáneo que vemos (en oposición al arte contemporáneo en general) y las discusiones que tenemos sobre este están determinadas por una red compleja y cambiante de fuerzas e intereses. Desde su origen, la Power 100 ha buscado rastrear y documentar esas fuerzas y sus cambios lo más claramente posible”, explica en su portal la publicación, que creó el listado hace once años.

Cambios, los ha habido con respecto al año pasado. Fuerzas, también se han dejado sentir. La que corona la lista: el poder de lo femenino. Por primera vez en su historia, la relación arranca con una mujer, la comisaria italiana Carolyn Christov-Bakargiev, organizadora de la Documenta 13, la más reciente edición de la cita que se celebra en la ciudad alemana de Kassel y que está considerada como el acontecimiento artístico más relevante a nivel mundial. Con su salto al podio desde el puesto número catorce de la pasada edición de la lista, Christov-Bakargiev ha rebasado al anterior líder, el artista disidente chino Ai Weiwei, que este año ocupa el tercer puesto, o al gerifalte de los galeristas, Larry Gagosian, que ha ascendido desde el cuarto puesto al segundo.

La lista reseña un nombre español (la recién nombrada comisaria del Museo del Barrio de Nueva York Chus Martínez ocupa el puesto número 45), y también otro que habla español: el de la venezolana Patricia Phelps de Cisneros. Creadora de la Fundación Cisneros, que guarda una importantísima colección de arte latinoamericano, la mecenas ocupa el puesto 27. En el top 20, la balanza de distribución por profesiones cae del lado de comisarios, galeristas y directivos de museos, en detrimento de los propios artistas. Además de la comisaria y organizadora de la Documenta, copan los primeros puestos los curadores Beatrix Ruf (7); Hans Ulrich Obrist y Julia Peyton-Jones (10), que son además directores de la Serpentine Gallery londinense; Adam D Weinberg, también director del Whitney Museum de Nueva York (15); y el italiano Massimiliano Gioni (19).

Una obra de Cindy Sherman, artista influyente según 'ArtReview'
Una obra de Cindy Sherman, artista influyente según 'ArtReview'

Las instituciones que con mayor autoridad marcan el paso de la deriva del arte contemporáneo son, según el criterio de ArtReview, (y además de los ya mencionados Serpentine Gallery y Whitney Museum), la Tate británica (cuyo director, Nicholas Serota, ocupa en puesto 9 de la lista); el MOMA de Nueva York (su cabeza, Glenn D Lowry es el noveno); el parisino Centro Pompidou (Alain Sebain y Alfred Pacquement, presidente y director, son los decimocuartos); y la Pace Gallery con sedes en Nueva York, Londres y Pekín (Marc Glimcher ocupa el puesto 17). Si, geográficamente, el dominio pertenece al mundo anglosajón, en el caso de los recién llegados, Brasil despunta como potencia emergente, con representantes como la galerista Luisa Strina (71), el coleccionista Bernardo Paz (80) o el comisario Adriano Pedrosa (98).

Poco espacio ha quedado reservado para los creadores entre los primeros de la clase. Por detrás del tercero, Ai Weiwei, aparece en el sexto puesto el pintor alemán Gerhard Richter, el artista vivo más cotizado del planeta, y en el decimotercero, la fotógrafa estadounidense Cindy Sherman. Una de las más destacadas entradas de este año, directa al número 57, es la del colectivo punk y feminista ruso Pussy Riot. También es de mujer el nombre más influyente del arte en Oriente Medio: el de la hija del emir de Qatar, Sheikha Al-Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al-Thani. Calificada por el influyente semanario The Economist como “la mujer más poderosa del mundo del arte”, Al-Mayassa es la directora de la Autoridad museística de Qatar, que organiza proyectos culturales en todo el mundo, además de una ávida compradora de arte occidental. Una de sus grandes adquisiciones, Los jugadores de cartas, de Paul Cezanne, con el que se hizo el pasado febrero por 191 millones de euros, convirtiéndolo en el cuadro más caro del mundo, bien vale un hueco en la codiciada lista.