OPINIÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Entre teles

Quienes sientan tentaciones manipuladoras sobre la tele de todos ya saben que la ciudadanía está vigilante

Desde el apagón analógico ocurren cosas como esta: en un cuarto de mi casa queda una televisión con un viejo descodificador sin tarjeta que solo capta canales internacionales de noticias. Entre ellos, la BBC, menos mal. En español se puede elegir entre Telesur, que es Telechávez; Russia Today, que es Teleputin (ambas tendenciosas, pero de apariencia más o menos profesional), y Cubavisión, que por supuesto es Telecastro sin disimulo.

Paso unas horas ordenando papeles y cables junto a esa tele que repite el Nodo cubano. La fórmula es invariable: cuenta, por este orden, la visita de algún ministro o diplomático extranjero a uno de los Castro, el discurso vacío de algún dirigente del régimen en cualquier organismo inoperante y, de cierre, un modesto evento cultural. Es lo habitual en aquel país desde hace demasiado tiempo, pero a estas alturas del siglo XXI se nota mucho el contraste con lo que intenta contar de lo que pasa una hornada de valientes blogueros y tuiteros. Esta semana se apagó media isla, por un fallo eléctrico, y también su tele, sin que la echaran demasiado de menos.

Consigo conectar la TDT a la tele del cuarto. Me froto los ojos viendo que, mientras una multitud toma las calles por la independencia de Cataluña, el telediario de la noche da como primera noticia la entrevista entre Rajoy y el primer ministro finlandés en Madrid. Y la Diada, la quinta. El torpe sesgo, por descarado, causa mucho enfado en las redes sociales, y también rechifla (“Miles de catalanes hacen cola para adquirir el iPhone 5”, tuitea el surrealista @ElMundoToday).

Al mediodía siguiente suspiro de alivio cuando Ana Blanco da una cobertura impecable de la marea de Barcelona. Y hasta la dirección del ente reconoce su error. Entendieron al fin que esa audiencia mayoritaria que se informa en TVE, y a la que no pueden satisfacer los noticieros de las privadas dedicados a sucesos y curiosidades, ya no va a tragarse las viejas formas de manejar de tele de todos. Se intuye duro el pulso, dentro del nuevo poder, entre los que apoyan una TVE serena y los que emplearían a fondo la máquina de propaganda que fue (o que aún suelen ser las autonómicas). Quienes sientan tentaciones manipuladoras ya saben que la ciudadanía está vigilante. Y del lado de los profesionales. Esa era la buena noticia del día.

En la otra tele, que sí tiene Canal +, me desquito con The Newsroom, la serie del momento, sobre un equipo de periodistas con nervio y garra, tipos entusiastas que sienten más pasión por averiguar la noticia que miedo a que la verdad moleste a los poderosos. Una gozada. ¿No?

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS