Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El Juli', Perera y Talavante salen a hombros en Olivenza

Los toreros se reparten siete orejas en la segunda corrida de la Feria oliventina

Los toreros Julián López El Juli, Miguel Angel Perera y Alejandro Talavante han salido hoy a hombros de la Plaza de Toros de Olivenza después de repartirse siete orejas en la segunda corrida de la Feria oliventina.

Se han lidiado seis toros de Garcigrande bien presentados, bravos, nobles y con recorrido, y todos han sido aplaudidos en el arrastre a excepción del sexto. El coso ha registrado un lleno con más de 5.000 personas.

Julián López El Juli se ha hecho aplaudir con la capa ante un toro alegre en la embestida. Lo ha cuidado y medido en la muleta para cuajar una faena de figura del toreo jaleada por los aplausos del públicos.

Al cuarto de la tarde lo ha toreado muy despacio a pesar de que el astado le apretaba ante al agrado del respetable, que coreaba cada muletazo, ejecutado con ambas manos.

Julián López El Juli, una oreja y oreja.

Miguel Angel Perera, una oreja tras aviso y dos orejas.

Alejandro Talavante, dos orejas y ovación tras aviso.

Miguel Angel Perera se ha lucido con el capote por chicuelinas y sus peculiares pases cambiados por la espalda citando de largo a un toro noble y con recorrido, espeluznando al público por su quietud y sus derechazos, y logrando el clamor general.

Al quinto de la tarde lo ha muleteado en un palmo de terreno cortando la respiración del público, que gritaba "viva Extremadura" y "torero, torero". No se puede pisar terrenos más arriesgados como en esta ocasión, en la que el torero extremeño ha venido a por todas.

Alejandro Talavante se ha lucido toreando con el capote por mariposa ante un astado alegre en la arrancada. El torero de Badajoz ha depurado la bravura del animal y lo ha metido en la muleta con dominio, temple y mando, enloqueciendo al público, que le ha jaleado.

El toro que ha cerrado plaza ha acusado cierta aspereza en su corto e incierto recorrido, al que el torero ha logrado meter en la muleta ofreciendo una faena de mucho riesgo que el público ha agradecido con sus aplausos pese a matar mal.