Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Allen prefiere su clarinete a los Oscar

El director no apareció una vez más en la ceremonia de entrega de los premios

La noche siguiente ofreció su tradicional concierto de clarinete en el hotel Carlyle de Manhattan

El cineasta acudió a la gala por primera vez en 2002

Woody Allen toca el clarinete anoche en el hotel Carlyle de Nueva York.
Woody Allen toca el clarinete anoche en el hotel Carlyle de Nueva York.

Justo 24 horas después de que Angelina Jolie se quedara en la mano con el tercer Oscar de la Academia, esta vez por Midnight in Paris, Woody Allen demostró que prefiere el clarinete a la alfombra roja y en el hotel Carlyle, en su adorado Manhattan, se entregó a uno de sus habituales conciertos de jazz. Unas 50 personas le aplaudieron durante casi una hora.

Casi al final se animó con el tema central de la película. Con pantalón de pana gruesa y jersey marrón claro, sopló el clarinete muy ajeno a las fiestas que a esas horas seguro que se seguían celebrando en Los Ángeles. En la puerta del hotel, le esperaba su hermana. Se fue tan discretamente como había entrado.

En el teatro de la gala, en cambio, el director neoyorquino ni llegó a entrar. Pese a las cuatro nominaciones con las que contaba su filme, Allen no acudió, una vez más, a la ceremonia. Lo mismo había ocurrido, por ejemplo, en 1977, cuando el director no fue a recoger los cuatro oscar (entre ellos, mejor película y mejor director) que había ganado su Annie Hall. "Se me había olvidado", dijo en aquella ocasión.

No se le olvidó sin embargo el día siguiente aparecer en el hotel Carlyle para ofrecer su tradicional concierto de clarinete, como acostumbra cada lunes. Durante años, Allen ignoró la gala de los Oscar hasta que, en 2002, se acordó y se dejó ver por primera vez en la alfombra roja. Pero este año, al parecer, ha vuelto a sufrir de amnesia.