Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis Rodríguez del Corral, premio Café Gijón de Novela

El formato digital dispara la participación en el histórico certamen

¿Qué pasaría si un grupo de muchachos encontrase un alijo de drogas y decidiera llevárselo sin más? La respuesta a esa pregunta es el motor de Blues de Trafalgar, la novela con la que el sevillano José Luis Rodríguez del Corral (Morón de la Frontera, 1959) acaba de obtener el Premio Café Gijón de Novela 2011, dotado con 30.000 euros.

En el local madrileño del Paseo de Recoletos, José María Guelbenzu, presidente del jurado, describió la obra ganadora como un relato que, "partiendo de un suceso trágico del pasado, enfrenta a un grupo de amigos a un dilema moral que se proyectará sobre la vida de todos". Recién llegado de Sevilla y rodeado por el resto del jurado -Antonio Colinas, Mercedes Monmany y Pepe Monteserín, entre ellos-, Del Corral explicó que su novela -"lenta de maduración pero de redacción rápida"- habla de cómo "los actos inconscientes tienen a veces consecuencias para toda la vida; para bien y para mal".

Blues de Trafalagar llegará a las librerías entre enero y febrero de la mano de la editorial Siruela, encargada desde hace tres años de publicar la ganadora de un galardón patrocinado por CajAstur y organizado por la ciudad asturiana que da nombre al más literario de los cafés madrileños. La presencia entre el público de Santiago Carrillo, asturiano también, sirvió a Del Corral para recordar sus años de librero cercano a las iniciativas del Partido Comunista de España durante la Transición.

El novelista, que en 2003 obtuvo el 25º y último premio La Sonrisa Vertical con Llámalo deseo, se une ahora a la nómina de un premio impulsado en 1949 por el actor y escritor Fernando Fernández-Gómez, que durante años pagó de su bolsillo las 1.500 pesetas que se llevaba el ganador. Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Eduardo Mendicutti, Luis Mateo Díez o Leonardo Padura forman parte del palmarés. A los 30.000 euros de este año han optado 1.100 originales, el triple que en la edición anterior. ¿La razón? Desde 2008, los concursantes pueden enviar sus novelas en formato digital, algo que, según los organizadores, ha abierto enormemente el premio a Latinoamérica. Solo 101 de los libros presentados llegaron a Gijón impresos en papel.