Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ministerio de Cultura asume las competencias en materia taurina

El Consejos de Ministros ha aprobado un real decreto que ratifica el paso de los toros de Interior al departamento de González-Sinde

El antiguo sueño de los toreros se ve cumplido después de más de un año de lucha intensa en los despachos. El Consejo de Ministros, mediante real decreto, ha aprobado que, en lo sucesivo, el Ministerio de Cultura asuma "todas las cuestiones relacionadas con la promoción y fomento de esa disciplina artística, los estudios, estadísticas y análisis sobre la materia y también el registro de profesionales del sector".

Durante la reunión se ha reconocido que "hace unos meses, los ministros de Interior y de Cultura acordaron que la incardinación más correcta para las competencias en materia de tauromaquia y actividades taurinas que aún permanecían en el Estado debía ser el Ministerio de Cultura".

El Gobierno reconoce así la tauromaquia como "una disciplina artística y un producto cultural" y se consideró que las competencias del Estado en orden a su fomento y protección tienen su correcta ubicación en el Ministerio de Cultura". Asimismo, la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos pasará a formar parte del Ministerio de Cultura.

En la nota se añade que se da así "satisfacción a necesidades de correcta ubicación y atención de las disciplina y de los profesionales del sector". En octubre de 2010 los representantes del mundo del toro mantuvieron una reunión con el entonces ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el que se anunció un principio de acuerdo para conseguir esta medida.

El toreo celebra el paso a Cultura

Desde la primavera de 2010 un núcleo de toreros punteros con José María Manzanares, Julián López, El Juli, Alejandro Talavante y Cayetano Rivera entre los más destacados, lucharon por este cambio. Curro Vázquez, figura del toreo en los ochenta y apoderado de Morante de la Puebla y Cayetano Rivera, celebra la medida. "Es el sueño de mi generación", celebra el rubio torero de Linares, "se lo agradezco al Gobierno y a los toreros de hoy, que con su unión cambian el rumbo de la fiesta".

Uno de los grandes impulsores de este cambio desde hace lustros ha sido Simón Casas, productor francés, que en la actualidad gestiona el coso de Nimes y la plaza de toros de Valencia. "Estamos todos de enhorabuena. Con este cambio se restablece un equilibrio lógico que certifica la protección del toreo. Siempre pensé que el toreo o es cultura o no es", concluye.

Ignacio Lloret, gerente de la plaza de toros de Valencia y autor del libro de reciente publicación El toreo, el arte olvidado, considera que la aprobación de este real decreto es el mejor blindaje para la fiesta de los toros. "En lo sucesivo, ante cualquier tentación prohibicionista no habrá discusión", añade.

Antonio García Jiménez, más conocido como Toño Matilla en el sector, es empresario de la plaza de toros de Barcelona. "Un año y un día después de la votación que prohibió los toros en Cataluña, vemos una puerta abierta", confesaba con ilusión. "Celebro el gran trabajo que ha hecho el sector", añadió el apoderado, empresario y ganadero.

Quedan solo dos asuntos por resolver. Por un lado, el cambio de IVA de las entradas a los espectáculos, que tendrá que pasar del 18% al 8%. Por otro, quiénes serán los presidentes de los festejos. Casi siempre, en el palco han interpretado el reglamento alcaldes, concejales o policías, en calidad de representantes del orden público. Tanto Matilla como Lloret creen que será un asunto fácilmente homologable.