Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuria Espert entrega su legado "espiritual" en la Caja de las Letras del Cervantes

"Espero no estar aquí cuando se abra", ha dicho la actriz y directora escénica catalana

Mujer de Teatro. Este es el lema que aparece en la Caja de las Letras número 1.550 en la que hoy lunes la actriz Nuria Espert (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1935), ha depositado en el Instituto Cervantes un legado de carácter "espiritual" más que profesional, que prefirió no desvelar, y que se conocerá, por expreso deseo suyo, el 11 de junio de 2035, fecha en la que cumplirá 100 años. La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, ha destacado que Espert es la primera mujer "estrictamente de teatro" que entrega un legado en la Caja de las Letras, en la cámara acorazada del antiguo Banco Central. Esto le ha llevado a la actriz a alabar que "un banco, un sitio lleno de dinero, esté ahora lleno de cultura".

Nuria Espert, ante la expectación despertada, ha iniciado su intervención diciendo: "Me resulta extraño estar aquí con todos ustedes sin que haya un estreno esta noche". La actriz y directora catalana ha calificado esta iniciativa del Cervantes de "poética y llena de imaginación". El acto ha contado con la asistencia de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; del director general del INAEM, Félix Palomero; de la delegada de las Artes del Ayuntamiento de Madrid e hija de Espert, Alicia Moreno, y del consejero de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ferran Mascarell.

En cuanto a lo que ha guardado en esa caja, Espert ha dicho que "para una actriz resulta muy complicado. Tenía que buscar algo que representara el esfuerzo de más de 60 años de profesión y no lo encontré", por eso ha puesto en esa caja "una cosa muy sensible", que tiene más un significado "espiritual que profesional". "Espero no estar aquí cuando se abra, sí mis hijas, muy mayores ya, mi nieta y quizá algún biznieto", auguró.

"El teatro muere cuando se fotografía

Para Espert, el teatro tiene de peculiar que "en cuanto se fotografía muere". "Por eso es tan único. Y hoy, cuando existe tanta fidelidad de reproducción, la gente regresa al teatro buscando cercanía, vida y verdad. Esto explica que los teatros estén llenos en tiempos de crisis y que se estén haciendo los mejores espectáculos, con iniciativa y riesgo".

Espert, con obras como Yerma, Doña Rosita la soltera, La casa de Bernarda Alba o Divinas palabras hace el número 17 de las personalidades de la cultura que han cedido un legado a la Caja de las Letras. Antes que la actriz lo hicieron los escritores Francisco Ayala, Antonio Gamoneda, Ana María Matute, Juan Gelman, Juan Marsé, José Emilio Pacheco, José Manuel Caballero Bonald y Carlos Edmundo de Ory; y otros grandes nombres de la cultura como Antoni Tàpies, Alicia Alonso, Luis García Berlanga, Margarita Salas, Cristóbal Halffter y Carmen Balcells.