Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona se queda la colección Folch de arte etnológico

En la muestra, compuesta por más de tres mil objetos, figuran fetiches, máscaras, postes tallados, esculturas, armas y hasta canoas

El Ayuntamiento de Barcelona se queda la colección Folch de arte etnológico, compuesta de más de tres mil objetos reunidos por el industrial y mecenas catalán Albert Folch-Rusiñol (1922-1988). Se trata de una de las más importantes colecciones privadas de ese género de arte mal llamado primitivo en España. Entre el material, recolectado en África, Asia, América y Oceanía en aventureras jornadas encabezadas por el propio Folch y su colaborador y asesor, el escultor Eudald Serra, figuran maravillosos fetiches, máscaras, postes tallados, esculturas, armas y hasta canoas.

La colección la cede al Ayuntamiento la heredera de la misma Stella Folch-Corachán, hija de Albert Folch y presidenta de la fundación que lleva el nombre familiar. El Ayuntamiento barcelonés se compromete a exhibirla en condiciones para lo que reformará y ampliará el Museo Etnológico de la ciudad. El destino de la colección Folch, que no está abierta al público, había sido objeto de preocupación en los últimos años. Se temía su disgregación o la venta de sus piezas. La decisión asegura para Barcelona un conjunto excepcional.