Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historias de la Canalla

El grupo presenta en Madrid su primer disco, 'Flores y malas hierbas', una recopilación de coplas actuales

"Esta es la historia de un hombre que pasaba tanto tiempo en el bar que se convirtió en taburete". Con esta frase arranca Flores y malas hierbas, el primer disco de La Canalla. El grupo, que actúa esta noche en Madrid (sala Galileo Galilei), se mueve con soltura por los caminos de la copla actualizada, canción andaluza de hoy al modo en que lo hacen otros artistas como Carlos Cano, Zenet, Javier Ruibal, Martirio o Pasión Vega. Un homenaje a las grandes historias más cercanas musicalizadas desde el folclor del sur. "Hoy le preguntas a cualquiera si quiere salir en la tele y te dice que sí, sin preguntar para qué. Y eso es de no mirarnos los unos a los otros. Hay un momento en el que, después de decepcionarte tanto de todo, lo único que te queda es la gente que vive alrededor tuya".

Quien habla es Antonio Romera, Chipirón, algecireño, autor de las letras, cantante y cerebro del grupo. Su comentario cobra todo el sentido mientras responde a las preguntas de EL PAÍS en un lugar cercano a la plaza San Ana de Madrid, ya que, un músico callejero, a pesar de que Gallardón les quiere sacar de las calles, comienza a tocar la guitarra. "Qué pena que no se pueda poner lo que está sonando en el periódico, porque esto es fantástico", dice Romera.

Además de Chipirón, que compone temas para otros artistas como Pasión Vega, La Canalla está formada por otros músicos, todos andaluces: Javier Galiana (pianista), Juan Sainz (batería y percusiones), José López (contrabajo) y Julián Sánchez (trompeta). Sin embargo, el grupo nació en Barcelona. "Coincidimos allí, en un sitio que se llama El Albergue, porque realmente es un lugar para músicos refugiados que vienen de todos lados", explica. "Queríamos hacer un retrato de la gente, porque contar la vida de uno, cuando la miras... pues tampoco es tan interesante, al que está por ahí cogiendo chocos con una potera le da igual que yo me haya caído de la moto". Mejor rebuscar en las vidas de otros: "Suele haber flores escondidas entre las malas hierbas", aclara.

Para Romera, no hay mejor estilo musical para contar estas historias que la copla. "Las cadencias que nosotros utilizamos, tanto musicales como literarias, son andaluzas, sacadas del folclor". Pero ojo, que nadie vea farolillos de verbena ni huela a naftalina, que la suya es una copla actualizada. "Es que el folclor no tiene por qué ser típico. La copla, en su momento, fue muy buena por el contexto en el que sucedía, pero ahora hay otro contexto. No se puede mirar siempre a la foto de la abuela, hay que contar las historias de hoy". Historias que, surgiendo en Cádiz, es inevitable que no contengan una cierta ironía, la guasa propia del lugar, la socarronería de los carnavales y la vida cotidiana. "No hay que confundir tomarte las cosas a guasa con ser banal o ridículo, porque no es lo mismo. El sentido del humor nuestro es mirar las cosas desde otra perspectiva", aclara.

De flores y malas hierbas

El primer trabajo discográfico de La Canalla se publicó en 2009 y desde entonces se ha movido, sin promoción, a partir de la recomendación entre sus seguidores y el público que acude a sus conciertos. Se grabó en una sola sesión y fue editado por los propios músicos. Todo así porque a La Canalla, lo que realmente le gusta, es tocar en los escenarios. "Lo que está en el disco es una versión, una posibilidad de las muchas que tenemos de interpretar las canciones. Una. Y después, lo cambias, porque tampoco todos los días estás igual para tocar", explica Romera. Una sesión en la que se les unieron dos músicos, y a la vez amigos: Jairo Perera (más conocido como Muchachito Bombo Infierno) y Vicky Luna, ex componente del grupo Las Niñas.

"Lo que nos unió como grupo fue una forma de montar los temas que permitiera que en el directo sucedieran cosas, que no estuviera todo muy cerrado", explica el cantante. Y entonces, ¿qué tienen en común unos conciertos y otros? "La sorpresa. Como no somos todavía un grupo muy conocido, la gente no sabe bien qué estilo tenemos". Esta noche lo demostrarán por segunda vez esta noche en Madrid, como parte del ciclo Madrid Presenta, en la sala Galileo.