Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuria Espert, Mirella Freni y Matti Salminen, medallas de oro del Liceo

El coliseo lírico barcelonés reconoce la contribución al teatro de la directora de escena y los dos cantantes

En un acto cargado de emoción y viejos recuerdos, el Teatro del Liceo de Barcelona ha entregado hoy sus medallas de oro a la directora de escena catalana Nuria Espert, la soprano italiana Mirella Freni y el bajo finlandés Matti Salminen. Este galardón, instituido en 1954 y que tras tres décadas sin concederse el Liceo recuperó el año pasado, reconoce la labor de realce artístico dado por los tres artistas al teatro.

Nuria Espert (L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1935) recordó al recibir la medalla el día en que recibió el encargo para dirigir el montaje de Turandot con el que se reinauguró el Liceo en otoño de 1999. "Sentí que la ciudad me ofrecía ese extraordinario regalo. La ópera ocupa un lugar más importante que los libros en mi corazón. Tiene todo lo que sé y lo que no sé hacer como actriz y mujer de teatro", señaló.

Mirella Freni (Módena, 1935), que debutó en el Liceo en la temporada 1970-1971, no pudo contener la emoción al recibir la medalla. "Tengo recuerdos increíbles del Liceo y me siento muy agradecida de poder volver a este teatro. Espero que esta no sea la última vez", dijo.

Matti Salminen (Turku, 1945) recordó su primera visita a Barcelona, donde cantó una versión en concierto de la ópera de Wagner La walkiria en el Palau de la Música. "Entonces tuve la oportunidad de hacer una audición en el Liceo y al año siguiente, en 1981, me contrataron para cantar en este teatropor primera vez. Fue impresionante. Desde entonces me sentido en el Liceo como en mi casa", rememoró.

Y aprovechó Salminen el agradecimiento por el reconocimiento de que era objeto para pedir trabajo. "Pese a que ya tengo edad de estar jubilado, todavía no he pensando en retirarse. Que sepan que siempre que quieran estoy dispuesto a volver", lanzó mientras el director artístico del Liceo, Joan Matabosch, sonreía.