Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Portugal restaurarán 33 iglesias románicas a lo largo de la frontera

Ambos países invertirán 4,5 millones de euros durante los próximos cuatro años para restaurar 15 edificaciones en España y 18 en Portugal

España y Portugal dieron ayer un nuevo paso en la cooperación transfronteriza con la firma de un ambicioso programa de restauración de 33 iglesias románicas a ambos lados de la frontera, con una inversión de 4,5 millones de euros durante los próximos cuatro años que abrirá una nueva vía del Camino de Santiago. El Plan de Restauración del Románico Atlántico fue presentado en la ciudad portuguesa de Bragança por las tres entidades que financiarán a partes iguales el proyecto: el Ministerio de Cultura de Portugal, la Junta de Castilla y León y la Fundación Iberdrola.

De las 33 iglesias que serán restauradas -15 en España y 18 en Portugal-, nueve están en la provincia de Zamora, seis en la de Salamanca, siete en el distrito portugués de Vila real, seis en Oporto y cinco en Bragança. "Es un proyecto que nos va a unir más", dijo el antiguo comisario europeo Manuel Marín, actual presidente de la Fundación Iberdrola. "El arte románico fue la primera expresión artística verdaderamente europea y sobre sus raíces se fue construyendo Europa en los siglos posteriores", añadió.

El programa se pondrá en marcha en un mes y contará con la asistencia técnica de la Fundación Santa María la Real, que empleará la tecnología más moderna para el control del estado de las iglesias, con sensores específicos para determinar cualquier tipo de inconveniente, como problemas en los cimientos, humedades, grietas...El arquitecto Juan Carlos Prieto, director general de dicha fundación, explicó que muchas de las iglesias, en zonas despobladas de Zamora y Salamanca, están muy deterioradas. "Es tan importante restaurar como conservar, y para ello introducimos un sistema de nuevas tecnologías, que nos permite conocer el estado de nuestro patrimonio cultural al minuto", precisó. Prieto aseguró que la idea del plan de restauración fue de Peridis, presidente de la Fundación Santa María la Real. "Se trata de poner valor añadido en toda la cadena del patrimonio cultural", subrayó el conocido dibujante de EL PAÍS, al comentar los planes de rescate del románico que "son fuente de empleo".

Iberdrola ha decidido invertir en la conservación del patrimonio cultural y contribuir al desarrollo económico y social de las zonas donde desarrolla su actividad, en este caso en el Alto Támega, donde construye un gigantesco proyecto hidroeléctrico, uno de los mayores de toda Europa, de indudable impacto ambiental. Con una inversión de 1600 millones de euros, las tres centrales que se construirán hasta 2018 estarán en condiciones de abastecer el consumo energético anual de un millón de personas en Portugal, según las cifras que proporcionó Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, sugirió otra lectura del Plan de Restauración del Románico Atlántico, como ejemplo de "nuevas formas de mecenazgo cultural". A su lado, la ministra portuguesa de Cultura, Gabriela Canavilhas, destacó la importancia del turismo cultural con puntos de contacto con el desarrollo regional y el empleo. "Las piedras del pasado no hablan, pero pueden ser de gran importancia en la construcción del futuro", agregó la ministra.