El Imperio perdido español

Una exposición en Nuevo México (EE UU) rescata casi 300 años de colonización española en el sur de los Estados Unidos

Los historiados suelen usar el foco de sus estudios para alumbrar con mayor intensidad sobre ciertos episodios de la Historia. Y otros tantos quedan relegados bajo la sombra de los archivos. Es, en buena medida, el caso del proceso de colonización española en el siglo XVI en lo que ahora conocemos como el mayor imperio del mundo: los Estados Unidos de América. Conformada por más de un centenar de documentos originales, mapas, cartas y dibujos, recopilados por el Archivo General de Indias, además de una pintura del presidente George Washington a tamaño natural, la exposición El hilo de la memoria, España y los Estados Unidos, que se inaugurará el próximo 16 de octubre en el Museo de Historia de Nuevo México (Santa Fe, EE UU), rescata el legado de casi 300 años de historia común entre ambos países (EE UU cuenta con 45 millones de hispanohablantes en la actualidad).

"Son estos bueyes del tamaño y color de nuestros toros, pero no tienen cuernos. Tienen una gran giba sobre la cruz, y más pelo de la mitad hacia delante que de la mitad hacia atrás, y es lana. Tienen como si fueran crines sobre el espinazo, y mucho pelo muy largo de las rodillas abajo". De esta forma describía Francisco López de Gómara un bisonte americano, un animal del que no se tenía noticia en España, en su Historia general de las Indias, de 1522. Un dibujo de uno de estos aparatosos y peludos animales, que data de 1598, forma parte de la exposición, así como un billete de 4 dólares cuya leyenda reza: "Este billete da derecho al portador a recibir 4 monedas de dólar español acordonado a o su valor en oro o plata de acuerdo con la resolución del Congreso de Filadelfia del 2 de noviembre de 1776".

La base de esta muestra ya había sido expuesta en el Archivo General de Indias de Sevilla. Para esta ocasión, sin embargo, se han añadido elementos que hacen más "amena" e "ilustrativa" la visita, según ha indicado Faria González, comisaria de la exposición. Dividida en diez secciones, la exhibición recorre a través de las crónicas de viaje de los expedicionarios y otros documentos, las conquistas del territorio norte americano hasta la constitución de las nuevas provincias en los Estados Unidos en el siglo XIX. Entre los nuevos atractivos se encuentra el retrato de George Washington (1796) pintado por el veneciano Josef Poravoni y cedido por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. El primer presidente de Estados Unidos, a quien poco gustaba posar, aparece señalando un tratado de navegación de la época y un mapa de la capital que lleva su nombre. La pintura tiene varias alusiones al paisaje del río Missispi así como también símbolos masónicos, logia que integro desde 1752.

La primera expedición española en atracar suelo estadounidense llegó en 1513. Juan Ponce de León, entonces gobernador de Puerto Rico, arribó al mando de tres embarcaciones al noreste del terreno que sería bautizado posteriormente con el nombre de La Florida. El conquistador vallisoletano moriría en Cuba en 1521 no sin antes dedicar buena parte de su vida a buscar la fuente de la eterna juventud, situada, según relataba la leyenda, en los pantanosos terrenos de la Florida.

Después del descubrimiento vendrían 257 años de asentamiento español en tierras americanas. Un período durante el cual el Imperio español abarcó los territorios de 17 estados de la Unión (Nuevo México, La Florida, Texas o Luisiana, entre otros). La expedición en tierras norteamericanas concluyó en 1822 cuando, ya independizado México, se "arrió la bandera española en California", según se recoge en el catálogo de la exposición.

Diseño de 1786 de la bandera del regimiento de infantería fijo de Luisiana.
Diseño de 1786 de la bandera del regimiento de infantería fijo de Luisiana.ARCHIVO GENERAL DE INDIAS
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS