Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrevista con Jordi Puntí

Ciclo 'Babelia' - Autor de 'Maletas perdidas'

Entrevista con Jordi Puntí

El autor catalán Jordi Puntí vuelve a las librerías con su novela Maletas perdidas. Seis años después de su colección de relatos Animales tristes, Puntí regresa con una particular "novela de carretera", un fiel reflejo de la España de los años 60 y 70 lleno de humor, ternura y tragedia. Jordi Puntí ha charlado con los lectores sobre su nueva novela.
Primer capítulo de la novela
Lee la crítica de Maletas perdidas en Babelia

1lluis catala14/04/2010 06:09:32

jordi soy de la bisbal,amigo de tus padres.te felicito por tu libro ''preparas un nuevo libro .un saludo y muchos exitos

Muchas gracias, lluis catala, y un saludo a la Bisbal. No he empezado a escribir nada todaía, pero llevo ya un cierto tiempo barajando dos historias que podrían ser novelas. Además, cuando termine la promocion de "Maletas perdidas", continuaré elaborando un libro de textosb titulado "Els castellans" (Los castellanos), unas memorias de infancia que cuentan la llegada de la inmigración del resto de España a Cataluña...

2Más claro, agua14/04/2010 06:11:38

Buenas tardes, Jordi. Vaya por delante que estoy disfrutando mucho con tu novela. Pero, ¿no temes que, con ese título, Iberia te acuse de plagio?... ;-)

Muchas gracias, "Más claro, agua". Más que de plagio, temo que Iberia me pida derechos de autor como fuente de inspioración... Lo cierto es que las maletas perdidas no son patrimonio de ellos... No hace mucho recorté una página de periódico donde se contaba que en el se perdieron en Europa millones de maletas. La buena noticia es que se recuperaron unos millones..., pero quedan muchas por ahí, a punto de ser abiertas y formar parte de una novela...

3Gomez14/04/2010 06:15:16

Escribistes "maletas perdidas" durante seis años. Puedes explicar lo que te motiva para ser un escritor - realmente es una especie de llamada?

Hola Gomez! No sé si es una llamada --la llamada ded la selva, como a Tarzán!--, pero sí que contar historias se ha convertido en una necesidad. Me entusiasma el arte de fabular, de dejarse llevar por el hilo de una historia, o imaginar mentiras y fantasías a partir de un hecho real... Novelar como forma de movimiento, de aventura, de no quedarse nunca quieto... Escribir ficción es también un oficio, quizá la parte más prosaica, pero igualmente atractiva escribir, reescribir, revisar, intentar reducir esa distancia entre lo que uno piensa y lo que uno escribe, conseguir que las palabras le obedezcan a uno... Muchas gracias por tu pregunta, Gomez, que ya ves que sólo he contestado a medias...

4Núria14/04/2010 06:16:10

¿Qué es lo que ha querido reflejar en esta última novela?

Hola Núria, pues lo cierto es que resulta difícil resumir en pocas palabras todo lo que quería reflejar. Uno de los aspectos que me atraían, por ejemplo, era narrar la vida de tres transportistas de mudanzas durante el final del franquismo, en los años y … Tenían un trabajo que les permitía viajar por Europa… Así observaban desde la primera línea el contraste entre esa España gris del tardofranquismo y la efusión libertaria que se vivía, por ejemplo, en el Mayo francés del o el Londres de los hippies y el verano del amor… Se trataba, además, de mostrar que en esos años no todo el mundo fue un héroe antifranquista --como parece querer demostrar la literatura reciente sobre el tema--. Mis camioneros son obreros, vagamente de izquierdas, pero el día a día laboral, con el camión, les atenaza mucho y no les queda tiempo para la política… Son antifranquistas pasivos, digamos, y además unos pícaros que a menudo se aprovechan de la situación.

5Julia14/04/2010 06:18:35

Hola, Jordi¡¡¡ cuentanos porqué has optado por una novela de carretera, un género nuevo en tu registro

Hola, Julia. Me planteé esta historia de carretera porque me atrae el movimiento. Como en las novelas caballerescas, casi. El caballero subía al caballo y salía a la aventura. Mis tres camioneros suben al camión Pegaso --el caballo alado--, cruzan la frontera y les suceden todo tipo de cosas y aventuras... El movimiento siempre genera historias, y además te permite comparar realidades. En mi caso, Gabriel, Bundo y Petroli pueden comparar la barcelona gris de los años sesenta y setenta, con lo que ocurría en París en Mayo del , en Londres durante el estallido Hippy y en el Fráncfort de los estudiantes de sociología... los camuioneros son turistas accidentales, testigos sin querer de otras formas de vida.

6yucatan14/04/2010 06:19:19

life is very short..

and there's no time... Supongo que esta es la respuesta correcta a tu pregunta, yucatan.

7Genaro14/04/2010 06:23:44

¿Es difícil escribir una novela con cuatro voces?

Lo difícil en cualquier novela es encontrar una voz narradora que sostenga la historia. En este caso, los cuatro hermanos cristóbales narrando al mismo tiempo me ofrecían una visión parcial y a su vez total de la novela. Yo me los imaginaba como los Platters encima del escenario, cantando todos al mismo tiempo, pero haciendo juegos en que se dan réplicas, de repente se callan para que uno haga un solo, etc. Combinar las cuatro voces fue complicado, sí, pero al mismo tiempo muy divertido y creo que le da a la novela una personalidad especial. Buscaba que los narradores, con este plural, atrajeran al lector, le invitaran a formar parte de la historia.

8Antonio Castillo14/04/2010 06:24:20

¿Qué tal, Jordi? Leí "Animales tristes" en 2004 y volví a enfadarme: ¿cómo es posible que libros tan buenos no sean conocidos por el gran público? También ocurre con otros escritores geniales, como Monzó o, más atrás, Trabal o Sagarra, casi desconocidos fuera de Cataluña, y lo mismo vale para el País Vasco (a Pinilla se le hizo justicia muy tarde) y Galicia (Méndez Ferrín, por ejemplo). Soy de Madrid, pero esto me huele a 'centralismo'. Un saludo.

Muchas gracias por sus elogios y consideraciones, Antonio Castillo. Es cierto que los autores que usted cita son de primer orden. Monzó al menos tiene un reconocimiento amplio a través de sus traducciones, pero autores como Sagarra o Trabal --y yo añadiría Josep Pla, Eugeni Xammar, Gaziel...-- escribieron un tipo de periodismo y de literatura que estaba al nivel europeo de la época. El caso del novelista Trabal es sintomático de olvido: su ironía y libertad creativa le acerca a autores como Bulgakov en Rusia, Bontempelli en Italia, Gómez de la serna en españa o Max Beerbohm en Gran Bretaña, por poner solo dos ejemplos... Un saludo!

9Cristina C.14/04/2010 06:29:46

Para la crítica menos acomplejada de este país, usted ya se consagró como un autor con mayúsculas con sus libros de relatos, ¿se atrevería a dar algunos nombres de jóvenes cuentistas en catalán o en español?

Gracias, Cristina C. Me interesan muchos cuentistas distintos. Entre los más nuevos que escriben en catalán, citaría a Pere Guixà, Francesc Serés, Empar Moliner, Albert Sánchez Pinyol, Jordi Llavina, entre tantos otros. Conozco menos el panorama español --más amplio--, pero entre los jóvenes y quizá menos reconocidos me gustan Gonzalo Calcedo, Isamel Grasa, Daniel Gascón, Mercedes Cebrián, Antonio Luque (o Sr. Chinarro), Eva Puyó...

10María José14/04/2010 06:32:43

Los 60 y 70 en Barcelona y en toda España fueron años de plomo que, supongo que tú no viviste ¿cómo conseguiste la documentación para la novela?

Hola María José. La documentación se consigue de muchos lugares distintos: libros, fotografías, películas, revistas... Mientras escribía este libro, se puede decir que vampirizaba cualquier detalle que pudiera interesarme. me convertí, por ejemplo, en un asiduo de los foros de "Camiones Clásicos", para documentarme sobre los Pegaso de las años sesenta... De todas formas, la documentación no debe notarse demasiado, cuando uno escribe ficción. Los hechos son sobre todo una trampolín para poder narrar, fabular, inventar vidas con un suelo de verdad bajo sus pies...

11María14/04/2010 06:34:26

¿Cuento o novela? ¿Con qué te quedas? ¡Un saludo!

No me hagas decidir, María. Cada género tiene sus virtudes y cada historia debe encontrar la mejor forma para ser contada. Los cuentos favorecen la rapidez, la inmediatez, mientras que las novelas son más apropiadas para la construcción de un mundo, con sus propias reglas. Un saludo!

12Ana María14/04/2010 06:35:03

Felicitaciones por su novela, pero me gustaron mucho sus cuentos de animales tristes. ¿Cuándo volverá a hacer más?

Muchas gracias. No he dejado de escribir cuentos, pero el ritmo y la dedicación que requieren son distintos. Quiero decir que todavía no tengo suficientes para formar un libro, quizá en un par de años…

13sandra14/04/2010 06:37:18

¿Qué te llevó a ser escritor?

No te sé responder, "sandra". No es algo que aparezca de un día para otro, sino que tiene que ver con el temperamento de uno. En mi caso, me gusta creer que mi condición de hijo unico jugó un papel fundamental: todas esas horas jugando solo, inventando historias, y combinadas con una curiosidad infantil por lo que me rodeaba, más el gusto apasionado por la lectura... ya digo, es difícil describirlo.

14enric14/04/2010 06:42:32

Bona tarda Jordi, ¿Por qué nos cuesta tanto salir de nosotros mismos? ¿Crees imprescindible romper con la vida de uno mismo para encontrar la verdadera felicidad?

Bona tarda, Enric. En la novela, los cristóbales dicen que la felicidad no existe, sólose desea. Puede que este deseo de conseguirla tenga que ver con lo que tú llamas "romper con la vida". Si lo entiendo bien, esconde una forma de rebelión sobre la vida cotidiana... Puedo compartirlo, sí. Hay una tendencia a ser todos iguales, a ahcer siempre las mismas cosas. Se valora mucho lo que nos tiene quietos: un buen trabajo, una casa... Lo que nos implica siempre nos parece lo mejor, mientras que lo que viene de fuera o se desconoce resulta una amenaza... Quizá la felicidad queda más cerca cuando uno se atreve a romper estos esquemas --"salir de nosotros mismos", lo llamas tú-- y mirar las cosasd con otros ojos. Gabriel, Bundó y Petroli, los camioneros de 'Maletas perdidas', no tienen necesidad de arraigarse, prefieren la vida ingrávida de viajar con un camión por Europa... En el caso de Gabriel, ni siqueira tiene cas: vive en una pensión, con dos maletas bajo la cama...

15Sonsoles14/04/2010 06:43:29

¿Cómo se le ocurrió escribir la historia a través de los cuatro hermanos?

En realidad, el día que encontré la voz narradora en plural, de los cuatro cristóbales, todo resultó más fácil. Cada hijo conoce una parte de la historia de su padre, y me gustaba crear la sensación de diálogo, de mezcla de voces, de narradores que se interrumpen… En el fondo, los cuatro hermanastros, que crecieron como hijos únicos, se encuentran y a sus años empiezan a jugar como si fueran niños: el juego es buscar a su padre, disfrazarse, hacer de espías, investigar, contarlo… Las voces de los cuatro hermanos en el libro se asemejan a los niños cuando juegan…

16Jordi14/04/2010 06:46:12

¿Con qué palabra definiría usted cada una de las décadas de Barcelona del último medio siglo?

Lo que me pides, Jordi, es muy difícil, porque me molesta la reducción al tópico que conllevan estas cosas. Pero bueno, hay que verlo como un juego, ¿verdad? A ver. Años : barracas, zotal y frío. Años : cemento, especulación y estudiantes rebeldes. Años : Puig Antich, amnistía, manifestaciones. Años : diseño y metacrilato. Años : olimpiadas, playa y turismo salvaje. Bueno, más o menos. Mañana quizá escogería otras palabras…

17Gomez14/04/2010 06:46:14

¿De dónde viene tu fascinación por la época de los sesenta y setenta o es demasiado decir que te fascina, sólo porque tu libro está situado allí?

Hola de nuevo, Gomez. No sé si lo llamaría fascinación... Quizá sí... Se trata más bien de curiosidad para entender de donde vienen nuestros padres y sus ideas, cuales son los referentes que heredamos los que crecimos en los setenta. Es cierto que en los sesenta --aunque resulte tópico-- había unos ideales por los que luchar, mientras que hoy en día todo se ha vuelto más nihilista... En mi novela, en cualquier caso, se da el contraste entre los cristóbales --que crecieron en los setenta-- y su padre, que vivía en los años cincuenta en Barcelona. El contraste es muy útil para reflejar la distancia geográfica y emntal entre la España franquista y la Europa de las libertades...

18Albert Guallar14/04/2010 06:49:55

Hola, Jordi. Me encantó 'Animals tristos', si "encantar" es la palabra, porque te dejaba bastante mal cuerpo (aunque el último, el de los iconos, era bastante cómico). Pero ¿qué te parece la frase de Pla sobre que alguien con más de 40 años que lee novelas no sabe lo que hace?

Gracias por los coemntarios sobre "Animals tristos"... En cuanto a la frase de Pla, aunque es un escritor que admiro, me parece una tontería, una 'bajanada'. Como todas las generalidades. Habrá quien se aburra a los años con las novelas y habrá quien empiece a disfrutarlas a esa edad. No sé. Por otra parte, Pla escribió algunas obras de ficción que estaban muy bien, aunque él se dedicó a disfrazarlas. Pruebe con "La vida amarga", libro precioso qyue debería estar traducido al castellano... En el prólogo, él mismo confiesa que en el fondo le gustaría ser un escritor de ficciones...

19Mariana14/04/2010 06:51:30

¿Cuál es la principal diferencia y ventajas entre escribir un cuento y una novela?

Hay muchas diferencias. A veces pienso que escribir un cuento es bañarse en una piscina, donde conoces exactamente los límites, si el agua está fría o no, si la piscina es profunda o no… Mientras que escribir una novela es bañarse en el mar: los límites son difusos, la línea del horizonte queda lejos; el agua cambia de color y temperatura y uno no sabe lo que se encontrará en el fondo… Escribiendo cuentos, uno tiene que centrarse en una historia central, un tronco, mientras que la novela te permite irte por las ramas, desarrollar personajes secundarios, etc.

20Nils Olafsson14/04/2010 06:52:52

He leído entrevistas con usted y me parece muy razonable todo lo que dice (con mucho sentido común). Sin embargo, cuando leo de qué va su nueva novela, no logra interesarme (lo que no quiere decir que luego empiece a leerla y me enganche). Véndamela un poco.

Me temo que no se la voy a 'vender', "Nils Olafsson". Si no logra interesarle lo que se cuenta de ella, yo le diría que lea diez o doce páginas --el primer capítulo se encuentra online en la página de El País-- y decida usted mismo si le atrae y quiere seguir leyendo. Buena lectura!

21Francisca14/04/2010 06:54:07

Hola, Jordi, ¿Es usted hijo único?

Sí, crecí como hijo único. La mayoría de personajes de ‘Maletas perdidas’, por no decir casi todos, son hijos únicos. Me gustaba la idea de expresar los sentimientos de un niño cuando es hijo único, la mezcla de privilegio, soledad, imaginación, la necesidad de crearte amigos imaginarios…

22Juan Torres14/04/2010 06:56:29

¿Qué vale más en una novela: la forma (el cómo) o el contenido (qué)?

Gracias por la pregunta, Juan Torres. Yo creo que la forma y el contenido son inseparables y además se ayudan. La forma, sin una buena historia debajo, no consigue disfrazar el vacío (a menos que el tema sea el propio vacío). Y al revés: el puro contenido, sin una forma que lo haga digerible y atractivo, es un chicle sin sabor, si se me permite la imagen... Todo se puede contar si se cuenta bien, lo que me lleva a recordar esa frase del cómico alemán Karl Valentin: "Todo ha sido contado, pero no por todo el mundo".

23Rita14/04/2010 07:01:04

A pesar de que tus protagonistas sean hombres, has inventado una serie de mujeres que a mi, como mujer, me encantan y me pregunto si para un escritor masculino es dificil ponerse en la mente de una mujer? Te asomas de forma diferente a los personajes masculinos que a los femeninos?

Hola Rita, gracias por la pregunta. El escritor debe estar dispuesto a ponerse en la mente de quien sea, es todo cuestión de escritura, de elaborar el personaje a través de los detalles y de la descripción de su carácter, estado de ánimo, etc. Es cierto que, como autor masculino, quizá me resulten más fáciles los hombres, pero meterse en la mente de una mujer es todo un reto literario.

Mensaje de Despedida

Muchas gracias a todos por las preguntas y a El País Digital por poner en marcha este espacio. Soy de los que creen que el libro sólo se termina cuando el lector se apropia de él, lo interpreta a su aire. Abrazos!