Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alta costura de las Armaduras entra en el Prado

El museo muestra los fondos la Real Armería junto a los cuadros que retrataron a sus dueños

La imagen de las armaduras está ligada a las aventuras caballerescas. No se las suele asociar con la gran pintura del barroco. Sin embargo, ambas formas de expresión artística formaron parte, por igual, de los tesoros más preciados durante los momentos del mayor esplendor de la monarquía española. La exposición El arte del poder. La Real Armería y el retrato de corte que a partir de mañana se puede ver en el madrileño museo del Prado , reconstruye en un espectacular montaje cuales fueron los vínculos reales entre pintura y armería. El rey Juan Carlos inaugura oficialmente esta tarde una exposición en la que 35 retratos de maestros como Tiziano o Rubens se exhiben junto a 31 piezas prestadas por la Real Armería de Madrid.

Álvaro Soler del Campo, conservador jefe de la Real Armería , ha querido dar un enfoque absolutamente moderno a la exposición. Para él esta selección de trajes de guerra, es una colección de alta costura a la que sólo tenían acceso los más poderosos.

Su evolución fue paralela al retrato de Corte y los mandatarios pasaron a la posteridad con unas armaduras en las que junto al bronce, la madera o el cuero, no se ahorraba en metales preciosos. Los motivos decorativos eran acordes a la pompa de los grandes de la corte y se inspiraban en los dioses imperiales romanos.

La exposición inició su recorrido a finales del otoño en la National Gallery de Washington (EE UU), donde ha sido vista por 250.000 personas y tuvo que prorrogarse durante un mes más de lo previsto. Organizada conjuntamente por el Prado, Patrimonio Nacional y Seacex, se podrá contemplar hasta el 23 de mayo y se ha querido que la apertura coincidiera con la presidencia española de la Unión Europea.

"Es una exposición de ámbito puramente europeo", resalta Gabriele Finaldi, director adjunto del museo, "que ahora podemos contemplar notablemente enriquecida porque las armaduras se exponen dialogando con obras maestras que no pueden salir de este museo".

Armas de lujo

La exposición cuenta cómo las armerías se crearon para albergar las armas de lujo de la monarquía y de la nobleza. Desde finales del siglo XV y durante el XVI, esas armas alcanzaron su mayor consideración ya que eran obras exclusivas de arte que daban a conocer al mundo el poderío del propietario.

Pero fue con el emperador Carlos V con el que creó una armería única en todo el mundo por su calidad. Así, el espacio más deslumbrante es el dedicado Carlos V, a caballo en Mühlberg, de Tiziano,junto a la impresionante armadura ecuestre del emperador, realizada por Desiderius Helmschmid, uno de los armeros más importantes del siglo XVI. La sala se completa con el gigantesco tapiz titulado Las revista de las tropas en Barcelona, segundo paño de la serie La conquista de Túnez encargada por Carlos V. El recorrido sigue con salas es las que retratos de la monarquía realizados por Rubens, Tiziano o Velázquez se miden a las armaduras hechas la familia Helmschmid y Wolfgang Grosschedel.