Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista chino Qi, tercero en ventas en subastas tras Picasso y Warhol

El valor total de las obras subastadas del pintor chino asciende a 52 millones de euros

El artista chino Qi Baishi (1863-1957), caractrizado por lo humilde y antiheroico de su temática, se ha convertido en un nuevo fenómeno del mercado del arte al ser el tercero por valor de las ventas de sus obras en subastas, después de Picasso y Andy Warhol. Así lo indica un informe de la organización Art Price, que adelanta hoy el diario The Times, según el cual, si el valor conjunto de las obras subastadas de Warhol y Picasso totalizó más de 220 millones de dólares el año pasado (163,3 millones de euros), sólo las de Qi llegaron a 70 millones (52 millones de euros).

Qi es un artista muy conocido en China, sobre todo por sus imágenes de animales: ratones, aves y en especial gambas, que pintó una y otra vez con modestia hacia el final de su vida cuando otros artistas chinos se dedicaban a crear imágenes grandilocuentes. Art Price elabora sus informes sobre ventas en subastas con los datos de 6.000 firmas de todo el mundo y hasta el año pasado el artista chino más cotizado en Occidente era Zhang Xiaogang, un creador contemporáneo que llegó al vigésimo segundo lugar de la lista en 2007.

China también mueve el mercado de arte

En 2009, mientras las mayores casas de subastas de Londres y Nueva York sufrían el impacto de la crisis económica, el mercado del arte chino, y Qi en particular, se revalorizaron de modo extraordinario. El año pasado 130 chinos tenían fortunas superiores a los mil millones de dólares, y el país asiático se ha convertido en el tercer mercado del arte más importante detrás de Londres y Nueva York. Las obras de Qi figuran actualmente en cualquier colección china que se precie y su obra no ha dejado de revalorizarse en los veinte últimos años.

El año pasado vendió un 73% más de obras que en 2008, gracias sobre todo a una venta en noviembre en la que una serie de dibujos suyos titulada Flores e Insectos cambió de manos por el equivalente de cerca de 12,4 millones de dólares. El récord para una obra de Qi en Occidente corresponde a su cuadro Melocotones y petardos, pintado en 1952, que se vendió en 1952 en Sotheby's, de Nueva York, por 1.300.000 dólares, aunque algunas casas de subastas chinas afirman haber vendido obras suyas por más dinero.

Picasso elogió en su día a Qi, a quien calificó como el "más importante pintor oriental", y en cierta ocasión dijo que no se atrevía a viajar a China por miedo a encontrarse con él. Qi nació en el seno de una familia campesina de la provincia de Hunan, en China Central, y desde niño se aficionó a la pintura. Con 14 años se convirtió en aprendiz de tallista y más tarde dominó las artes de la poesía y la caligrafía.