Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La Pivellina', de Tizza Covi y Rainer Frimmel, se impone en el Festival de Cine de Gijón

La estadounidense Lynn Shelton ha ganado el premio al Mejor Director del certamen por 'Humpday'

La Pivellina, una producción italoaustríaca de los realizadores Tizza Covi (Italia, 1971) y Rainer Frimmel (Viena, 1971), ha sido la película ganadora del 47º Festival Internacional de Cine de Gijón, clausurado hoy en la ciudad asturiana.

La Pivellina ha logrado el premio Principado de Asturias al mejor largometraje por su "inaudita celebración de la felicidad cotidiana y una mirada íntima, tierna y emocionalmente honesta", según el fallo del jurado, integrado por Lenny Abrahamson, Kiko Amat, Christine Dollhofer, Andrés Gertrudix y Lucía Puenzo. Para este largo ha sido también el galardón a la mejor actriz, Patricia Gerardi, a quien se le ha reconocido la capacidad para haber dado vida, "con detalles, convicción y una infinita complicidad con la cámara, a un personaje conmovedor".

Esta película, que ya fue galardonada en la Quincena de Realizadores de Cannes, narra las vicisitudes de una niña abandonada de sólo dos años, La Pivellina, a la que recoge una pareja de artistas de circo, y que compartirá el cuidado de la pequeña con Tairo, el joven hijo de otra familia de la zona, que se convertirá en un amigo inseparable de la pequeña.

La película es el tercer trabajo exitoso conjunto de Covi y Frimmel, quienes desde 2002 comparten la propiedad de la productora cinematográfica Vento Film. El resto de los premios de la sección oficial del festival asturiano se los repartieron dos producciones francesas, una estadounidense y una colaboración hispanourguaya.

Humpday, de la ex actriz norteamericana Lynn Shelton, ha logrado la distinción al mejor director por haber demostrado, "con trazo seguro, fresco y personal, una excepcional percepción de la mente y la amistad masculina". Dos de sus protagonistas masculinos, precisamente, Mark Duplas y Joshua Leonard, compartieron el premio al mejor actor, "por la construcción de una extraña pareja contemporánea que dinamita los límites de la amistad masculina".

Philippe Liorel, Emmanuel Courcol y Olivier Adam, con la cinta francesa Welcome, han sido proclamados como autores del mejor guión porque, "sin solemnidad ni dogmatismo", consiguen que el espectador "sienta en su propia piel uno de tantos dramas de la inmigración". Para este film ha ido también el primer premio del jurado joven del certamen gijonés.

El premio Gil Larrondo, a la mejor dirección artística, ha recaído en Gustavo Ramírez, por su capacidad para "reinventar la atmósfera y el mundo de la novela de Onetti con crudeza y exuberancia", en el largo hispanouruguayo Mal día para pescar. El premio especial del jurado se lo ha llevado la producción francesa Le roi de l'evasión, de Alain Guiraudie, que constituye "un explosivo y demente festín que celebra con gran irreverencia todo lo que es importante".

El corto holandés Bingo de Timur Ismailov, capaz de "despertar una emoción sin trampas" ha logrado el premio Príncipe de Asturias al mejor cortometraje. La mención especial ha sido para la cinta española Pablo, de Nely Reguera, por la calidad de su guión.

Por su retrato de uno de los muchos rincones olvidados del planeta que padecen la arbitrariedad de las fronteras, y por su reflexión entre realidad y ficción en el cine, y por saber conjugar el elocuente silencio de sus personajes con la belleza de una tierra desamparada, el documental armenio-holandés Sahman (Border), de Harutyun Khachatryan, se ha proclamado como la mejor obra de no ficción.

El público asistente ha elegido como mejor película del certamen a Barking Water, dirigida por Sterlin Harjo; y el jurado FIPRESCI, integrado por Oscar Peyrou, Blagoj Kunovski y Thomas Rothschild, ha optado por la película Francesca, de Bobby Paunescu.

Les enfants de Timpelbach, rodaje franco-luxemburgués dirigido por Nicolas Bary, y la película estadounidense Turn it loose. de Alastair Siddons, han recibido los premios Enfants terribles para obras dirigidas a espectadores menores de 13 años y mayores de 12, respectivamente.