Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fondos de la Biblioteca Bodleian se trasladan

Ante la falta de espacio, cerca de 9 millones de libros se realojarán en una nave situada en una localidad cercana

La Biblioteca Bodleian, en Oxford (Reino Unido), es uno de los mayores almacenes del saber universal y está al límite de su capacidad. No es fácil alojar una colección de millones de títulos que crece a un ritmo de 5.000 volúmenes cada semana. Así que la solución ha sido trasladar parte de los fondos, según informa el diario inglés The Guardian. Cerca de ocho millones de libros abandonarán para siempre los anaqueles de la universidad para almacenarse en una nave industrial en las afueras de la localidad de Swindon, a 45 kilómetros de Oxford junto a una autopista y una vía férrea.

La decisión acaba así con el impopular proyecto de edificar una gran nave a las afueras de Oxford. Unos alertaron de que se trataba de una zona húmeda muy peligrosa para la conservación de los libros y otros añadieron que el edificio alteraría la belleza del paisaje.

El traslado es parte de un gran proyecto, de 122 millones de euros, que se espera que solucione un problema que ha atenazado la biblioteca Bodleian durante siglos. "El nuevo emplazamiento es una solución excelente: buena para los libros y buena para nosotros", ha señalado la directora de la biblioteca, Sarah Thomas.

Eso sí, sólo se mudarán definitivamente los títulos menos consultados y los periódicos. Los libros más preciados nunca se irán del centro de Oxford. Serán transferidos a un recinto seguro en la biblioteca de ciencia, mientras que la Nueva Bodleian, de 1930, se vacía para albergar nuevas salas de lectura, almacenes y una galería con muestras de los mayores tesoros. Entre ellos se incluyen cuatro copias de la Carta Magna y el First Folio de Shakespeare.

La dirección estima que se recibirán más de 200.000 peticiones al año del material de Swindon, a las que se espera responder en un plazo de 24 horas mediante el traslado de los libros en furgoneta.

La Bodleian abrió sus puertas a los eruditos en 1602, que ya padecían la falta de espacio, ya que por entonces ya reunía colecciones que se remontaban al siglo XIV. Desde entonces se ha ido tragando a los inmuebles contiguos: toda una serie de casas medievales fue demolida para levantar la Nueva Bodleian. Pero cada intento de ampliarla se ha demostrado inútil ya que la biblioteca recibe una copia de cada libro publicado e Inglaterra. El total actual asciende a cerca de 9 millones de libros y 10.000 manuscritos medievales.