Milán regresa al futurismo

La capital lombarda celebra el centenario del movimiento artístico que exaltó la belleza de las máquinas

"Afirmamos que la magnificencia del mundo ha sido enriquecida con una nueva belleza: la belleza de la velocidad", rezaba el Manifiesto futurista, firmado por Filippo Tommaso Marinetti (1876-1944) el 20 de febrero de 1909, texto fundacional de uno de los movimientos artísticos más singulares del siglo XX, cuyo centenario se celebra a partir de hoy en Milán con un completo programa de actos que se prolongará durante todo el año. "Un coche de carreras cuyo capó adornan grandes tubos como serpientes de aliento explosivo, un automóvil rugiente que parece cabalgar sobre metralla es más bello que la Victoria de Samotracia", resumía el manifiesto.

No había lugar a duda: el Futurismo nacía con la vocación de arrollar todo lo que simbolizaba la citada escultura clásica: la tradición. Y en especial la tradición política y artística. Los nuevos cachorros de la velocidad buscaban abolir el pasado mediante el vértigo de la aceleración, y los prodigios de la tecnología, como el automóvil, el avión y la ciudad industrial. Y también, ay, a través de la violencia y la guerra. En definitiva, exaltaban la victoria del progreso tecnológico sobre la naturaleza.

Fue un programa que lamentablemente dio una pátina cultural al fascismo italiano pero también legó una rica producción cultural en la que no sólo se incluye el propio Marinetti, sino también la pintura de Giacomo Balla y la poesía y el teatro de Vladímir Mayakovski. Una de las ciudades que lo vio nacer, Milán, lo conmemora por todo lo alto a partir de hoy, inicio del Año Futurista. Desde febrero hasta diciembre, Milán acogerá exposiciones, actuaciones, conferencias e instalaciones audiovisuales.

Cuna del futurismo

La fiesta futurista de la ciudad, considerada en la vanguardia cultural del país, es un recorrido por todos los aspectos artísticos que abordó este movimiento. "Con el Futurismo, Milán se presenta a sí misma. En Milán el Futurismo nació hace cien años como el producto artístico natural de una ciudad dinámica e innovadora", afirmó hoy en declaraciones a Efe la alcaldesa de la ciudad, Letizia Moratti. "Milán, cuna del Futurismo, es hoy como entonces centro de innovación y laboratorio de ideas. La creatividad y la vivacidad, que hicieron nacer aquí el movimiento, figuran hoy entre los recursos más importantes, no sólo de la ciudad, sino de todo el país", añadió.

Las conmemoraciones arrancan hoy con la exposición Futurismo 1909-2009. Velocidad+Arte+Acción, que exhibe 400 obras, entre pinturas, vestidos y esculturas de inspiración futurista. Ésta es una de las tres principales exposiciones que mostrarán obras provenientes de reconocidos museos, como la Tate Gallery, de Londres, o el Centro Georges Pompidou, de París, dentro de una iniciativa conmemorativa de carácter internacional que pretende preparar a la ciudad para la Exposición Universal de 2015.

"Las manifestaciones en programa, además, suponen un paso más en el camino de Milán hacia la Exposición Universal de 2015: la ciudad de hoy es aún la ciudad que sube de (el cuadro homónimo de Umberto) Boccioni, una ciudad politécnica que cree en el movimiento, en el progreso y lo busca en todos los campos", afirmó Moratti. El programa del Año Futurista incluye, entre otras manifestaciones, una muestra dedicada al argentino Xul Solar (1887-1963), influido por el Futurismo.

El futuro recorre las calles

La celebración también saldrá a las calles con el FuturTram y el FuturTaxi, que difundirán el futurismo a través de la ciudad. "Toda la ciudad estará implicada: desde los museos a las plazas, los teatros, las bibliotecas, las calles. Cada rincón estará animado por eventos que van desde la música, el vídeo y la literatura a la danza y las actuaciones en directo", explicó la alcaldesa. La fiesta callejera ha arrancado hoy con una representación en la popular galería comercial Vittorio Emanuele, próxima a la catedral de la ciudad.

El día grande será el próximo 20 de febrero, cuando el espectáculo La ciudad que sube de la compañía francesa Retouramont tomará las calles de la ciudad con una reflexión sobre la ascensión, el vuelo y la caída, inspirada en el cuadro de Boccioni, propio de un movimiento que pretende la exaltación de lo sensual y la recreación del movimiento. Ese mismo día, la comida futurista se degustará con recetas inspiradas en los colores y sabores recogidos en el Manifiesto de la Cocina Futurista, aparecido en las páginas de la Gazzetta del Popolo el 28 de diciembre de 1930.

"El Futurismo ha sido un movimiento, no sólo artístico, que ha sabido abarcar todos los aspectos de la realidad. La curiosidad por todo tipo de existencia humana, desde el arte a la política, desde la ciencia a

la literatura, hace que el Futurismo sea un movimiento articulado y complejo", indicó Moratti. La culminación llegará el próximo 7 de junio, con un espectacular concierto con 21 pianos dispuestos en forma de F -de Futurismo- y que sonarán al unísono en la Plaza del Duomo.

ARCHIVO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción