Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Las lenguas regionales atentan contra la identidad nacional"

La Academia francesa pide que no se incluyan bretón, vasco o catalán en la reforma constitucional

La Academia francesa ha hecho público su malestar tras conocer que las lenguas regionales ocuparán un lugar dentro de un proyecto de reforma de la Constitución. Se trata de algo que "atenta contra la identidad nacional", según la institución. "Después de cinco siglos, la lengua francesa ha forjado Francia. (…) Nuestra Constitución señala, en su artículo segundo, el reconocimiento de esta evidencia: la lengua de la República es el francés", sostienen los académicos en una declaración pública que supone un paso "extremadamente excepcional".

Los miembros de la academia consideran que se ha cometido un "atentado contra la identidad nacional" cuando los diputados ha aceptado un texto que propone añadir una frase al artículo primero de la Constitución que señale que "las lenguas regionales pertenecen a su patrimonio". Tal enmienda ha sido aceptada casi por unanimidad en el proyecto de ley sobre la reforma de las instituciones que está siendo sometido a examen.

El francés, relegado

La Academia francesa, que ha recibido el encargo de "velar por la lengua francesa y por su proyección", solicita "la retirada del texto, cuyos objetivos pueden y deben expresarse en otra parte, pero que no tienen cabida en la Constitución". Los académicos insisten en que la primacía dada a la lenguas regionales haría que a partir de ahora estuviesen inscritas en el artículo primero de la Constitución, mientras que la lengua francesa quedaría relegada al artículo segundo.

Bretón (500.000 hablantes), alsaciano (sin cifras), catalán (9.000.000 hablantes), corso (140.000 hablantes), occitano (1.900.000 hablantes), criollo (sin cifras), bearnés (sin cifras), picardo (sin cifras), valón (sin cifras), vasco (700.000 hablantes)*… Francia cuenta con casi 75 lenguas regionales, según los diputados, que no quieren que se extinga tal patrimonio. Fundada en 1635 por el cardenal de Richelieu, la Academia francesa tiene como función principal velar por el respeto de la lengua francesa y de componer el diccionario.

* Las cifras refieren el total de hablantes que tienen tal lengua como propia, y no sólo a los hablantes en territorio francés.