Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El barbero de Picasso, Eugenio Arias, homenajeado en Buitrago

Eugenio Arias, recientemente fallecido en Francia, donde se había exiliado en 1939 al final de la Guerra Civil, quien fuera amigo, confidente y barbero de Pablo Picasso durante 26 años, ha recibido hoy en Buitrago del Lozoya, su lugar de nacimiento, un homenaje en el cual ha sido nombrado hijo adoptivo. Arias, que en su mocedad se hizo peluquero y convirtió su peluquería en un centro de alfabetización para su pueblo, ingresó en el Partido Comunista durante la Guerra Civil y, al concluir la contienda, marchó exiliado a Francia. Allí conoció a Pablo Picasso, igualmente exiliado en territorio francés, con quien trabó una estrecha amistad que les llevaría incluso a organizar allí alguna corrida de toros.

Fruto de aquella amistad entre Arias y Picasso fue una colección de dibujos y grabados que el artista malagueño le regaló a su amigo madrileño y que éste cedió en 1983 a su pueblo, Buitrago, donde la Comunidad de Madrid inauguró su primer museo, en marzo de 1985 y que desde entonces abre sus puertas a diario en la sede del Ayuntamiento, bajo los auspicios del Gobierno regional. La amistad entre Picasso y Arias se prolongó hasta la muerte del artista, en 1973. El cadáver de Picasso lo envolvió Eugenio Arias en una capa española y lo veló, él solo, según reveló el peluquero madrileño en un documental.

Horas después de morir Eugenio Arias el pasado 28 de abril, en la localidad francesa de Vallauris, la Comunidad de Madrid, a través de la concejalía de Cultura que rige Santiago Fisas, decidió otorgarle la medalla de Plata de Madrid que ayer fue igualmente cedida a Buitrago por Pierre Arias, hijo del donante del museo. Santiago Fisas y el alcalde de Buitrago presidieron ayer el homenaje a Eugenio Arias, al que enviaron adhesiones Santiago Carrillo y Joaquín Leguina, entre otras personalidades.