Los Stones y Scorsese inauguran la Berlinale

El Festival Internacional de Cine de Berlin comienza con el estreno de 'Shine a light', documental del director estadounidense sobre Jagger y compañía

Dieter Kosslick quería que la Berlinale de este año comenzara con garra y, para ello, prometió la presencia de los Rolling Stones. La promesa podría haber sido otra pero, sin embargo, le sienta como un guante a la 58ª edición del Festival de Berlín, que acogerá un cartel en el que predominará "la música más que la política", según explicó el director del certamen, Dieter Kosslick.

El primer ejemplo de este interés se podrá comprobar esta tarde con la proyección del documental Shine a Light, que se presenta fuera de concurso. Se trata de un largometraje de Martin Scorsese sobre la vida de los Rolling Stones arriba y abajo de los escenarios. El documental está basado en dos conciertos de los Stones en el Beacon Theatre de Nueva York a finales de 2006. El filme incluye imágenes poco conocidas de la veterana banda y sorprende con escenas inéditas de archivo e imágenes más recientes de detrás de las cámaras.

También fuera de competición, se exhibirán otros documentales centrados en la música, como CSNY Dejâ vu, sobre la banda Crosby, Stills, Nash & Young, y Dream of Life, donde la cámara sigue a Patti Smith a lo largo de once años. También está en cartel Filth and Wisdom, debut de Madonna como directora, que según Kosslick se "auto-invitó" mediante una postal para presentarse en Berlín.

Al programa se añadió un reportaje de 92 minutos sobre la banda virtual más conocida del planeta, los Gorillaz. La cinta se titula Bananaz y recoge la historia de la banda creada en 1998 por el cantante de los Blur, Damon Albarn, y Jaime Hewlett, autor del comic Tank Girl. Realizado por Ceri Levy, el documental Bananaz es una producción inglesa resultado de siete años y cientos de horas de grabaciones que acompañan el nacimiento y la carrera triunfante de Gorillaz en todo mundo.

''Rock and Roll' y superproducciones indias

Otro gran revuelo mediático espera Kosslick para la proyección de Om Shanti Om, con la presencia de la superestrella de Bollywood Shah Rukh Khan, único actor del mundo que, según Kosslick, "tiene mil millones de seguidores". Los berlineses entendieron el chiste y agotaron en seis minutos cronometrados las entradas para ver la producción india, revalidando así la fama del festival como el más popular del mundo, ya que pone a disposición del público 220.000 localidades. Otra cosa es cómo se tome la crítica severa tanta incursión al espectáculo. Hasta ahora, en sus entrevistas, Kosslick, que se confiesa "viejo rockero", ha hablado más de los Stones que de las 21 películas que lucharán por los Osos, la esencia del festival.

La sección Retrospectiva rendirá homenaje a Luis Buñuel, de quien se repasará toda su filmografía a través de las cerca de 40 películas que dirigió más algún otro título en que fue ayudante de dirección, guionista o productor.

Abu Ghraib, las favelas y los niños soldado

Preside el jurado el realizador griego Constantin Costa Gavras, custodiado por la actriz francesa Sandrine Bonnaire. La selección de concursantes va de Elegy al documental Standard Operating Procedure, sobre las torturas a iraquíes en Abu Ghraib.

Es la primera vez que se incluye en Berlín un documental a concurso, lo que no significa que sea el único film político. El gran tema del festival será, según Kosslick, el destino de los niños soldado y la delincuencia juvenil.

La brasileño-argentina Tropa de elite, de José Padilha, incide en la lucha de las favelas, mientras que Lake Tahoe, del mexicano Fernando Eimbcke, sigue a un muchacho de 16 años confrontado con la realidad de la vida tras la muerte de su padre.

Estados Unidos compite con Ballast, de Lance Hammer, un retrato de familia sobre un trasfondo de droga y violencia, así como There Will Be Blood, de Paul Thomas Anderson, con Daniel Day-Lewis, otro plato fuerte en la sección a competición. Gardens of the Night, con John Malkovich y dirigida por Damian Harris, completa la ronda de cine estadounidense a concurso.

Europa acude comandada por tres películas francesas: Il y a longtems que je t'aime, de Philippe Claudel, con Kristin Scott Thomas; Julia, de Erick Zonca, y Lady Jane, de Robert Guédiguian, así como la británica Happy Go Lucky, de Mike Leigh.

Del anfitrión alemán compiten Feuerherz, de Luigi Faloni (un drama sobre niños soldados), y Kirschblüten-Hanami, de Doris Dorrie, mientras que Italia estará con Caos calmo, de Antonello Grimaldi.

Irán concurre con The song of sparrows , de Majid Majidi, y Finlandia lo hace con Mustra Jaa, de Petri Kotwica.

Completan la lista la israelí Restless, de Amos Kollek, la china Sparrow, de Johnnie To; la japonesa Kabei, de Yoji Yamada; Zuo You, del chino Wang Xiaoshuai, y la coreana Bam gua Nat, de Hong Sangsoo.

Alfombra paralela

Kosslick complementa esas cintas con varias películas fuera de competición e incluidas en la sección oficial, que le garantizan otro desfile de estrellas sobre la alfombra roja. Scarlett Johansson y Natalie Portman presentarán The Other Boleyn Girl, de Justin Chadwic, mientras que cerrará el festival Be Kind Rewind, de Michel Gondry, con Jack Black y Mia Farrow. Todavía por confirmar está la visita de Julia Roberts, al frente de Fireflies in the Garden, de Dennis Lee.

AP
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS