Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intervención de Christiane Dahrendorf en nombre de Ralf Dahrendorf, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales

Oviedo, 26 de octubre de 2007

Majestad,

Altezas,

Miembros del Jurado,

Señoras y Señores:

Les extrañará verme aquí hoy, pero la enfermedad de mi marido, de la cual ya se está recuperando, ha hecho imposible que reciba el Premio en persona. Ralf Dahrendorf se siente profundamente honrado por la concesión del Premio Príncipe de Asturias y estaba deseando realmente acudir a Oviedo.

Para él, España fue el primer país de una nueva liga de las libertades. Observar la transición española marcó el principio de su interés por los procesos de democratización en los países anteriormente no democráticos.

Al escribir su obra Reflexiones sobre la revolución en Europa, recomendó a los europeos del Este el mismo camino que España había emprendido con éxito.

Acepta agradecido el Premio como un reconocimiento a unas Ciencias Sociales de las libertades.

Mi marido sabe que coincido con él, aunque mi vida no sea de política ni de ciencias sociales, sino de medicina y arte: o del individuo, más que de las teorías. Eso significa que intentamos, fundamentalmente, tender puentes entre tres culturas.

Mi marido les envía su más sincero agradecimiento y lamenta de veras no poder estar aquí hoy.